segunda-feira, dezembro 29, 2008

Dois postais acerca do Natal que gostei de ler

No "Athanasius contra mundum", um magnífico artigo sobre aquilo que a Festa do Natal deveria ser, mas não o é no mundo moderno.

One is encouraged to do anything and everything to celebrate "Christmas", except to pay homage to Jesus Christ who came to save us from our sins.In fact, sin is the last thing which any of us really think about this time of year between presents, Christmas parties, trees with lights and little chocolate santa clauses. Sadly even with the economic downturn this has not stopped the pagan Christmas celebration which the culture subjects us to.

No "Combustões", um belíssimo texto que serve também para lembrar - embora não fosse essa a intenção do seu autor ao escrevê-lo - que na liturgia celebrada reverentemente, de modo tradicional ou ao menos em espírito de reforma da reforma, um católico está sempre em casa, por mais longe que se encontre da sua pátria.

Com as doze badaladas da meia noite e um intenso fogo de artifício que quase fazia saltar os vitrais, a entrada da Cruz Processional, precedida pelos turibulários, sineiros e círios encheu o templo de solenidade, enquanto o coro entoava o Gloria in excélsis Deo / Et in terra pax homínibus bonae voluntatis / Laudámus te benedícimus te adorámus te glorificámus te (...).

quarta-feira, dezembro 24, 2008

Um Santo e Feliz Natal!

Votos de um Santo e Feliz Natal para todos os leitores e amigos d'"A Casa de Sarto"!

Breve reflexão natalícia

Uma verdade elementar que o mundo moderno tenta desesperadamente ocultar: o Natal é Cristo - e só Cristo - feito homem para nos libertar da morte e redimir dos nossos pecados! Este Natal, o único Natal admissível para um verdadeiro católico, é totalmente estranho à perversão imperante por esta altura do ano, a qual, bem à medida do espírito de um tempo de decadência acelerada, não passa de um pretexto para dar largas a uma mistura de pseudo-religião humanitarista de puro recorte "sillonista" com o materialismo mais crasso e rasteiro. Ora, o Natal cristão não tem nada a ver, nem pode ter, com tamanha monstruosidade.

domingo, dezembro 21, 2008

Searching for Bethleem

Tim Cullen’s full article can be found here.

«The Year of Our Lord 2008 wanes. Worldwide trepidation reigns with respect to the year to come. There is a gathering global storm of pessimism that calls to mind Europe on the eve of the First World War …
The attitude of expectation is one which the Church wants to encourage in us, her children, permanently. She sees it as an essential part of our Christian drill that we should still be looking forward; getting on for two thousand years, now, since the first Christmas Day came and went, and we must still be looking forward. So she encourages us, during Advent, to take the shepherd-folk for our guides, and imagine ourselves travelling with them, at dead of night, straining our eyes towards that chink of light which streams out, we know, from the cave at Bethlehem.
There is nothing that can dim that light, never mind put it out, and it is that light which will see us through whatever storms and darkness may be gathering in global civil societies. As citizens, it is increasingly likely that we are entering into a deep and dark societal tunnel, and as Catholics we may be called upon to “go underground” in the catacombs, but we will have no difficulty finding our way around within them, because the glow of the altar lamp will always be there to light our way.
Christmas is coming and it is for Christmas that we must prepare our souls. Christmas is a holiday, as in holy day, and its approach should be measured by the number of windows left to open on the Advent Calendar, not the number of “shopping days” that remain. Advent is, after all, a penitential period preparatory to the celebration to follow. Perhaps it might behoove us to take a leaf from European tradition and celebrate “Kings’ Day” (Epiphany) as the day on which gifts are given to the young. The adults (and the children too, for that matter) are given the greatest gift they can possibly receive on Christmas Day: the birth of the Savior of humankind and His promise of the conquest of death; cashmere sweaters and monogrammed cufflinks can’t hold a candle to it.
Those who place no more value on the holiday than that of gifts and gluttony may be disappointed this year, and more so in the near future, but for those who know that Christmas is a Holy Day, this year has the makings of something special.
The material world may have begun—or may soon begin—to crumble around you, but be of good cheer, because the Lord is with you! There is a light at the end of the tunnel, and it is always lit! Never mind if this year the tree is lit by naught but the star and that the family feasts on chicken instead of turkey, the Holy Day is no less filled with promise!

Christmas as celebrated publically throughout North and South America, in non-Communist-dominated Europe, in Australia and New Zealand, during the 1950s was never a time of sectarian discord, even in legally secular societies; whatever hidden anti-Christian resentments there were had yet to show themselves openly; Western societies needed further brainwashing first. The Catholic Church had to be subverted from within so that misled Catholics could be convinced they had to apologize for their faith, customs and traditions. Christ had to be taken out of Christmas, and then Christmas could be barred from schools, shops and the public square of societies sunk in secular materialist spiritual death, their joylessness ever-more-apparent in their degenerate and barbaric “entertainment.”
Christmas in the catacombs: that’s what we’re coming to.
But that light continues to shine forth, never dimming, not for a moment; it just seems especially bright at this time of year.
The words “Happy New Year” come January 1st are likely to ring hollow for many, but in many cases, it will be because these unfortunates are hollow themselves, their lives defined by material goods, comforts and a shallow, narcissistic sensual self-satisfaction. You as a seeking shepherd are spared that, and your new year will be as happy as you choose to make it, because you have that miraculous Birth to celebrate just before the new year begins and you have it to look forward to once more as the new year grows old and ends.
Socially speaking, secularly speaking, there will be little to celebrate in the coming year. The “change” promised to the U.S.A. by the winning presidential puppet has already been revealed as meaningless with respect to the rule of finance capitalism over a cowed population. Wholesale murder of the unborn will likely increase as economic difficulties weigh heavily on the soulless libertines and the unwed and central government usurps the powers of the states, just as the transnational bureaucracy of the EU is usurping the power of nations.
All of fallen Christendom has fallen into the financiers’ trap and is compounding its error by believing the lies told by the political puppets the plutocrats have installed. Christ’s materialist enemies plan a symbolic wholesale massacre of the lapsed, “holy innocents” no more, but nonetheless naïve, stunned like cattle taking it between the eyes. This Christmas, simply banning the Crèche from public places won’t do; the plan is to smother the Christ Child in His crib with a pillow of debt.
The thing is: the Christ Child will not die! He will be born, and be born every year until the end of time, and it is that which gives cause for celebration, that which can make us endure any hardship as we grope our way through the gathering and deeper societal dark toward “that chink of light” which we can see and the spiritually blind cannot.
We are called upon to look forward; but to put things in perspective, one must also be able to look back and understand what one sees.
Just yesterday I was speaking with a university-educated young (26) Frenchwoman, well-travelled and multilingual. I commented to her that in terms of getting things done—and done properly—in this neck of the woods (rural Argentina), one must have “the patience of Job.” She had no idea, none whatsoever, who “Job” is or was. This ever-so-serious young woman, worried sick about global warming, worried not at all about the tragic fact that she had never read the Bible and knew next to nothing about it.
“Well, you’re … older”, she commented apologetically. “My parents probably know, and my granddad for sure. He thinks kind of like you do, that things are going to fall apart and that everything’s gone to hell. He’s even got me wondering!”
Always looking forward, but patiently, I reminded myself.
“Right now, we have Christmas to look forward to,” I said, smiling. “Could be it’s time for Catholicism to make a comeback. The Godless society doesn’t seem to be working any more.”
Patience, patience, I counselled myself, as the young tattooed lady began explaining that “God” was, maybe, a kind of force, you know, like, well, cosmic energy, or, maybe, a world soul, or, well, you know, not, like, a person, and the Catholics …, well, it was okay for older people, maybe, but, well, educated people wouldn’t ... You know?
Patience, patience.
The Bible, Aristotle, St. Thomas Aquinas, classical music, opera … She had next to no acquaintance with any of them. Christmas was little more than a pagan feast: “An ominous sign is the conversion of St. Nicholas, the patron saint of sailors and children whose feast properly falls on the sixth of December, into Father Christmas, the buffoonish patron of the holiday.”
… The Christ Child would be barred from civic life and St. Nick would be portrayed (as was the case in some stupid, forgettable film or other) not just as a buffoon but as a lewd drunk. My young interlocutor had no idea who the real St. Nicholas was, and, French though she is, referred to “Père Noel” as “Santa Claus.”
As we plod on through the dead of night which shrouds the West, groping for the key that will open the door of the “prison house” within which Christ—the holiest of innocents—is being held hostage, awaiting the moment in which “the light that only showed now, like a will-o’-the-wisp on the horizon” would finally once more signal the dawning of the perfect day, we are of good cheer, eyes fixed on what it appears only we can see: the light at the end of the tunnel. »

Tim Cullen


domingo, dezembro 14, 2008

Rusia es fundamental en Fátima para Europa y contra China

Traigo a colación este texto (Rusia es fundamental para la defensa de Europa frente al futuro expansionismo chino), cuyo original completo enlazamos aquí mismo, que no siendo estrictamente de materia religiosa sí que apoya indirectamente las tesis de Fátima e, in extremis, aboga por una reconstrucción de la Cristiandad.

«El problema es, sin embargo, de muy superior fondo. El eje geopolítico mundial se desplazó hace ya tiempo al Pacífico y carece de vigencia la tesis de McKinder. China e India son potencias emergentes, a lo que se une el revival islámico. Amenazas para Europa y los USA a medio o largo plazo. Rusia se convierte así para Europa en guardián indispensable frente a nuevas arremetidas que cabalguen desde el este y el sudeste islámico.
También lo deberían meditar en Washington y en Nueva York, el centro indiscutible del poder real norteamericano.
La creciente penetración china en África e Iberoamérica constituyen serios timbrazos de alerta. Difícilmente China se sustraerá al sueño imperial si persiste en su espectacular crecimiento y no se derrumba interiormente. En tanto persista la presión de los USA y de su provincia europea sobre Rusia, Putin y la actual clase dirigente eslava buscarán la aproximación coyuntural a China, aún a riesgo de pagar en el futuro un alto precio.
Si en la Unión Europea prevaleciera un serio realismo le sería racionalmente exigible un acuerdo de buena vecindad con Rusia. Pero la UE no pasa de ser hoy por hoy un endeble armazón burocrático y económico cuya defensa militar depende de las Fuerzas Armadas norteamericanas.
“Ex Slavia Lux”, concluía el lúcido ensayo “La vuelta de los budas” (1973), del profesor Jesús Fueyo Álvarez, tras analizar la tuberculosis que aquejaba ya entonces al alma europea.
¿Exageraba? Deberíamos meditarlo.»

Ismael Medina


quarta-feira, dezembro 10, 2008

Instrucciones de eyección por Castellani

Este mundo de hierro que nos ha tocado vivir es un avión que ha entrado en pérdida y que se va a estrellar. Es cuestión de tiempo. Y digamos que es cuestión más bien de poco tiempo que se estrelle. A quien quiera que estemos en esta aeronave no nos queda sino eyectarnos y salvar la vida. Mejor dicho: eyectarnos y salvar el alma, pues de esto se trata. Y no es fácil en medio del ansia y de los nervios encontrar las instrucciones de autoeyección. Hete aquí que el Padre Leonardo Castellani nos las brinda. Estas instrucciones están en el último libro editado de él, y primero editado en España: Cómo sobrevivir intelectualmente al siglo XXI, del que ya JSarto diera cuenta en esta bitácora.
Instrucciones de eyección, repito, que distan mucho de las órdenes y ultimátums de deyección a que el asfixiante mundo que vivimos nos somete.
Juan Manuel de Prada es, aparte de un católico a machamartillo, un cada vez más famoso y notorio escritor español dotado de un alto octanaje de incorrección política. El ha hecho la selección de textos del libro de Castellani. Una selección sabia para quien desee introducirse en Castellani al punto de que me atrevo a decir que este libro es, con mucho, la mejor tarjeta de presentación del Padre Castellani que hay en este momento.
Rescatamos esta entrevista que la agencia vaticana Zenit le hizo. Y no se pierdan por nada, especialmente quienes nunca han degustado el manjar de Castellani, Cómo sobrevivir intelectualmente al siglo XXI.

Rafael Castela Santos

Sobrevivir intelectualmente en el siglo XXI se ha convertido en todo un desafío. Para afrontarlo, Juan Manuel de Prada, uno de los escritores españoles más leídos, ofrece un consejo: leer la obra del padre Leonardo Castellani.
Por este motivo, la editorial española LibrosLibres acaba de publicar Cómo sobrevivir intelectualmente al siglo XXI, una selección de artículos del sacerdote argentino, realizada por De Prada, prologada y anotada por él mismo.
Los escritos de Castellani han sido agrupados en cinco partes: “Primero política”, “Visiones de España”, “El canon occidental”, “Ortodoxia”, “El drama educativo” y “Digamos la verdad”.
Esta edición supone un acontecimiento literario en España, donde hasta ahora no había llegado el pensamiento de este autor.
ZENIT ha conversado sobre ello con De Prada, quien en los últimos años ha ido creando expectación en torno a Castellani citándole continuamente en sus muy leídas colaboraciones de prensa.
--¿Por qué se habla del padre Leonardo Castellani como de “el Chesterton de la lengua española”?
--Juan Manuel de Prada: Bueno, creo que si hay en la lengua española un escritor católico que admita parangón con Chesterton este es, sin duda alguna, Castellani. Con esto no quiere decirse que el lector de este libro vaya a tropezarse con una especie de imitador o epígono de Chesterton ni nada parecido. Castellani es un escritor de una personalidad única, no imita a nadie ni admite imitaciones: y éste es el primer rasgo del escritor verdadero. Pero, como Chesterton, nos subyuga por el fondo y por la forma. Un apologeta de la fe sin un estilo literario distintivo acaba resultando insufrible, incluso a quienes están convencidos, y no digamos a quienes es preciso convencer. Castellani, al igual que Chesterton, tiene un estilo vibrante, lleno de delicias formales; un estilo que al principio puede resultar difícil al lector desprevenido, pero con el que, una vez degustado, uno desea alimentarse siempre. Si Chesterton es un campeón de la paradoja, Castellani lo es de la ironía y el sarcasmo, en la mejor tradición cervantina. Y su pensamiento, envuelto en ese estilo tan peculiar y sabroso, tiene la capacidad para adentrarse en los grandes asuntos de su tiempo, y para anticipar los del tiempo que viene; de ahí su profunda actualidad, como ocurre en Chesterton. Ambos, por lo demás, son defensores de la ortodoxia; y su capacidad dialéctica, su vocación polemista, son simplemente irresistibles. Ambos, en fin, son capaces de tratar los asuntos más graves con humor; y los asuntos más leves con gravedad. ¿Qué más puede pedirse?
--¿Cómo es posible que un autor de esta categoría haya permanecido casi en el anonimato fuera de Argentina, e incluso allí no haya recibido una mayor atención?
--Juan Manuel de Prada: Esta pregunta casi podría formularse al revés. ¿Cómo es posible que un autor de esta categoría haya logrado, aunque sólo sea mínimamente, salvar la barrera del olvido? Pues habría que empezar señalando que nunca en la Historia se había consolidado una dictadura ideológico-cultural tan monolítica y protegida por la propaganda como la que padecemos en la actualidad. Chesterton, es cierto, ha logrado sortear esa dictadura gracias a que fue apreciado literariamente por Borges; pero los borgianos que “redescubrieron” a Chesterton ya empiezan a arrepentirse, porque saben que han metido al enemigo en casa. Eso que yo llamo el Matrix progre es una máquina perfectamente engrasada, que exalta a autores mediocres siempre que sean favorables a su hegemonía; y condena al ostracismo a cualquiera que ose infringir su dictadura. Esto ocurre con autores contemporáneos, y también con los que ya murieron. Y, naturalmente, un autor como Castellani, azote de todas las falacias que sostienen los cimientos del Matrix progre, tenía que ser silenciado por los repartidores de bulas que mueven el cotarro cultural; de ello depende su hegemonía. Más triste es que los propios católicos no le hayan prestado una mayor atención. Esto demuestra que el Matrix progre ha logrado confinar a los católicos en un gueto de ostracismo; y que los católicos se han conformado con tan triste destino.
--Da la impresión de que Castellani iba por libre, no se casaba con nadie: aplicaba su fervor apologético lo mismo a la actualidad política, que a los problemas internos de la Iglesia, que a poner en solfa a los grandes santones intelectuales y literarios de nuestro tiempo ...
--Juan Manuel de Prada: Esto es una de las mayores delicias de su escritura. Castellani era lo que los franceses llaman un maître à penser, un escritor que no sólo nos deslumbra con sus agudos pensamientos, sino que nos ayuda a pensar. Y ello es porque se trata de un verdadero sabio, y no de uno de esos sabios de pacotilla que alumbra nuestra época. Todo su pensamiento se nutre de la fe; y esa fe le transmite un emocionante “ardor por la verdad” que se contagia a cualquier asunto que trate. Naturalmente, tal ardor le reportó innumerables enemigos...
--En la edición que ha preparado (Cómo sobrevivir intelectualmente al siglo XXI) destacan las críticas de Castellani a filósofos y escritores que se consideran intocables: Sartre, Joyce, Nietzsche. ¿Encontrará el lector en esta obra pautas para definir una visión católica de la cultura?
--Juan Manuel de Prada: Indudablemente. Una visión que encandilará a cualquier lector que no tenga la visión lastrada por las anteojeras de los prejuicios. Tanto en los autores que defiende –Chesterton, Belloc, Bloy, Wodehouse, etc.- como en los que denuesta (que incluyen también, por cierto, a muchos santones de las letras españolas) subyace una radical y subversiva “apuesta alternativa” por otra cultura posible. Se trata de la cultura que el Matrix progre ha decidido ocultar, para imponer hegemónicamente la suya. Y esa propuesta alternativa no puede ser sino católica; porque, en contra de lo que algunos creen, la única alternativa cultural posible a la cochambre que hoy nos invade no es ideológica, sino religiosa. Religiosa, al menos, en sus fundamentos; otra cosa es que, por cálculo estratégico, esa apuesta deba usar la acción política, como el propio Castellani defiende en un artículo titulado “Primero política”, que he recogido en este volumen.
--Leo en uno de los artículos: “El sacerdote debe odiar el fariseísmo en todos sus grados; es el primer deber de su ministerio celar la pureza de la virtud de la religión”. ¿Fue éste el gran empeño vital de Castellani?
--Juan Manuel de Prada: Fue, sin duda, uno de sus grandes empeños. Castellani fue víctima del fariseísmo; y sabe que el fariseísmo corrompe el corazón de la fe, vaciándolo de su sustento. Castellani nos recuerda que, entre los cimientos de la predicación de Jesucristo se hallan, junto a las ocho Bienaventuranzas, las siete Maldiciones que lanzó contra los fariseos. Casi todos los males que afligen hoy a la Iglesia, como los que la afligían mientras él vivió, tienen su raíz en el fariseísmo. Castellani lo intuyó genialmente, anticipándose en varias décadas a los que iba a ocurrir tras el Concilio Vaticano II. Lo que Péguy llamaba “conversión de la mística en política” –esto es, el fariseísmo- fue lo que descompuso a las órdenes religiosas en los años postconciliares: pensaron que la consecución de la justicia en la tierra podía anteponerse a la predicación del Evangelio. Y esta sustitución de la religión por la ideología –de izquierdas o de derechas- es un peligro que subsiste hoy.
--Usted ha destacado en alguna ocasión la pobreza del autor. ¿Cómo fue su vida en ese sentido, como escritor?
--Juan Manuel de Prada: Castellani no se casó con nadie, y esto, naturalmente, se paga. Además, se mantuvo firme en su ortodoxia, que como nos enseñó Chesterton es la única forma de heterodoxia que nuestra época no admite. Castellani dijo en alguna ocasión que si hubiese sido un “jesuita heterodoxo” habría sido honrado con todo tipo de distinciones. Pero se mantuvo fiel a sus convicciones, se mantuvo encadenado a la Verdad, y esto lo obligó a vivir siempre en la estrechez –si no penuria- económica. En vida apenas obtuvo reconocimientos, ni durante los mandatos de Perón ni con la dictadura de Videla. Y, tras su muerte, la izquierda triunfadora en lo político y en lo cultural se ha esforzado por acallar su inmenso legado. En el prólogo de este libro refiero una anécdota que resume el carácter de este gran escritor. En 1974, Videla invita a almorzar a la Casa Rosada a Borges, Sábato y el propio Castellani. Durante la comida, el único que reclama clemencia para los detenidos e intercede por el escritor Haroldo Conti es Castellani, mientras Borges y Sábato callan; al salir de la Casa Rosada, Borges y Sábato se deshacen en elogios de Videla ... mientras Castellani se marcha a su casa, sin decir palabra a los periodistas. Hoy Borges y Sábato son autores consagrados; Castellani ha sido condenado a las tinieblas exteriores. Quien tenga oídos para oír ...
--¿Qué futuro le augura ahora que por fin rompe en España la barrera del silencio?
--Juan Manuel de Prada: Quiero pensar que Castellani será un revulsivo intelectual para los lectores que se asomen a las páginas de este libro. Y que a la publicación de Cómo sobrevivir intelectualmente al siglo XXI se sucedan otras ediciones de su obra. Creo que Castellani puede convertirse en uno de los grandes referentes para el lector católico inconforme con la alfalfa que le sirve el Matrix progre ... y en general para todo lector que no se halle cómodo en un mundo en el que, bajo los ropajes de la sacrosanta democracia, triunfa la más feroz tiranía de pensamiento que vieron los siglos. A todos ellos va dedicada la edición de este libro.

domingo, dezembro 07, 2008

Enfilando la proa

Ser tradicionalista implica serlo por ser romano, de la Roma Eterna, no de la Roma modernista. De hecho ser tradicionalista implica saber que el fundamento y piedra angular de la Iglesia es Pedro y que sin la Silla de Pedro todo el edificio católico se viene abajo. Ser tradicionalista implica saber que sólo por causa gravísima, como hizo ese Santo varón de Monseñor Lefebvre, se puede y se debe resistir a Roma. Abominaciones como la de Asís y pontificados terribles, como fue el de Juan Pablo II, no dejaron otra opción a la Tradición salvo tenerse que refugiar en campo abierto.
Sin embargo en tiempos recientes Monseñor Fellay ha empezado a virar hacia una situación donde todo lo anterior, que siempre ha sido sostenido por la Hermandad de San Pío X (HSPX), se puede cristalizar de un modo más explícito. En otras palabras: la regularización está un paso más cerca. La Hermandad empieza a darse cuenta institucionalmente que, afortunadamente, los aires en Roma han cambiado. Las circunstancias son distintas.
Monseñor Fellay, sabiamente asistido por sus dos Asistentes Generales, ya dio un aldabonazo muy positivo al pedir Rosarios en la peregrinación a Lourdes para que haya algún tipo de solución al problema de la Hermandad de San Pío X. Empieza a comprender Monseñor Fellay que las consecuencias de una no-regularización pueden ser en extremo deletéreas.
El Santo Padre, consta en acta, no sólo no tiene animadversión a la Tradición sino que mira con simpatía el sector más sano y pujante de la Iglesia Católica. Su deseo de que la HSPX regularice su situación es cada vez más fehaciente. El Santo Padre se plantea, frente a unas resistencias brutales que vienen de los modernistas disfrazados de católicos, un regreso progresivo a la Tradición. Ejemplo de esto último es su intención de modificar el Novus Ordo. Modificación, por otro lado, de claro contenido desprotestantizador.
Benedicto XVI intuye que la única savia capaz de vivificar la Iglesia es, precisamente, la Tradición. Y está en lo cierto al pensar así. Debe ser que la hidra maligna de Tarsicio Bertone y la caterva liberal y modernista que le rodea le hace comprender esto último con nitidez y urgencia.
El Cardenal Castrillón Hoyos ha ejercido, pese a su fuerte carácter, un ejercicio de autodisciplina que ha permitido salvar algún escollo grave cuando la tentación de Roma era castigar. Ese castigo hubiera supuesto una alienación gratuita y un envenenamiento de la situación durante lustros pero, milagrosamente, se han sorteado situaciones que parecían inverosímiles. Son de agradecer los buenos esfuerzos de Su Eminencia para llegar a una solución al problema.
Con suerte, pero sin aflojar en oraciones y sacrificios, podremos desembocar en una situación donde la regularización de la Hermandad de San Pío X sea oficial.
Abundan ahora páginas en el internet, sin duda alguna henchidas de buena fe, donde el esteticismo y otras cuestiones menores acaban por convertirse en el primer plano de la Tradición. Oportuniter et importuniter diré que sin la Hermandad de San Pío X a la Tradición le falta centro de gravedad, espinazo, coherencia y solidez.
La ventaja enorme de la Hermandad de San Pío X, algo de lo que no pueden presumir otros grupos tradicionales, es su comprensión cabal y profunda de la crisis de la Iglesia. Este depósito no puede permanecer inédito al resto del Cuerpo Místico. Es preceptivo que la gente comprenda la gravedad de la situación presente, una situación que sólo puede ser comprendida esjatológicamente. San Pío X, figura señera de la Esposa de Cristo en estos tiempos de hierro de la Quinta Iglesia, ya decía que:

“Cualquiera que reflexione en esa apostasía, necesariamente, sin ningún temor a equivocarse, debe concluir: hay que confesar que tal perversión de los espíritus no puede ser sino el comienzo de los males anunciados para el fin de los tiempos. Es ya, desde luego, el principio del advenimiento del reinado del Anticristo en la tierra. No cabe la menor duda de que los días de perdición de que habla el Apóstol han hecho su aparición en nosotros.”

Palabras que, si cabe, son más actuales ahora que cuando fueron pronunciadas hace cien años. Que el Castigo que se viene es ya inminente y que resulta casi inverosímil que pase esta generación sin que el mundo lo sufra no se discute. Pero el tema estriba en lo que viene después, en la Restauración Católica de este mundo. Ese paso a través del Castigo resulta difícil sin la Tradición, pero hay que ir un paso más allá del Castigo. Porque esa Restauración precisa de la Tradición como su elemento vertebrador más crucial e importante. Y, repito, a la Tradición le falta peso específico sin la Hermandad de San Pío X con su situación regularizada dentro del paraguas romano.
La proa tiene que estar enfilada hacia Roma, casa natural y cobijo de todo católico. Lo contrario, enfilarla hacia el cenáculo, el grupúsculo, la charca estancada, la intemperie por la intemperie es, simplemente, enfilar la proa hacia la gilipollez supina. Y esto último produciría una gran diarrea (mental y de otro tipo) … incluso al Superior General de la Hermandad de San Pío X.

Rafael Castela Santos

terça-feira, dezembro 02, 2008

Jornadas Litúrgicas de Pontevedra

Organizadas pela Fraternidade de Cristo Sacerdote e Santa Maria Rainha, realizaram-se na semana que decorreu entre 24 e 28 de Novembro últimos, em Pontevedra, Galiza, Espanha, as "I Jornadas de Formação Litúrgica para Sacerdotes" dedicadas ao rito latino-gregoriano. Participaram sacerdotes provenientes de Espanha, França, Itália, Áustria, Argentina e também de Portugal, o que é uma excelente notícia. Lenta mas inexoravelmente, o Motu Proprio "Summorum Pontificum" começa a dar os seus primeiros bons frutos no nosso País, demonstrando que o vigor do rito tradicional é insusceptível de qualquer tentativa de contenção.

Para quem quiser saber pormenores mais detalhados sobre este acontecimento, sugiro a consulta aos blogues "Santa Maria Reina", "Missa Tridentina em Portugal" e ao inevitável "The New Liturgical Movement".

quarta-feira, novembro 26, 2008

Da estranha aplicação do "Summorum Pontificum" em Portugal (3)

Desnecessário identificar o destinatário deste telefonema:

- É o Senhor…?

- Sim, sou eu, Senhora Dona… Como está?

- Bem, obrigado. Venho informá-lo de que no próximo Domingo, pelas 18.00 horas, o Senhor Padre X celebra a Missa [de rito latino-gregoriano] na minha casa. Quer assistir?

- Certamente que sim! Aí estarei Domingo! Muito obrigado!

- Cá o espero! Muito obrigado!

Aprecio muito estas Missas domiciliárias, autêntico acto de resistência católica à perfídia modernista do episcopado português. E, ademais, fazem-me sentir um pouco como fosse um cristão das catacumbas romanas, como se vivesse durante as perseguições da Inglaterra isabelina, do terror revolucionário francês ou do comunismo soviético, enfim, como se estivesse ainda no tempo do infame pontificado do Papa Paulo VI, quando o movimento católico tradicional se constituiu.

segunda-feira, novembro 24, 2008

Da estranha aplicação do "Summorum Pontificum" em Portugal (2)

Num primeiro momento, a notícia do blogue "Missa Tridentina em Portugal" - a que o notável "Rorate-Caeli" deu eco - de que a Missa Tradicional se encontrava enfim a ser oficiada no nosso País por efeito directo da aplicação do "Summorum Pontificum, e mais concretamente pelos Franciscanos da Imaculada, em Fátima, encheu-me de contentamento.

Porém, quando a esmola é grande, o pobre desconfia: procurando informar-me sobre os horários de tais celebrações, fiquei a saber através de fonte segura que, em termos práticos, as Missas nos Franciscanos da Imaculada são privadas, já que os mesmos dispõem tão-só de uma pequeníssima capela (na foto) que não comporta a assistência de quaisquer fiéis leigos. À alegria inicial que tive, seguiu-se a desilusão.

Ao que consegui também apurar, os Franciscanos da Imaculada procuram um espaço maior, onde possam celebrar de um modo mais condigno a Missa Tradicional. Por mim, desde já, poder-lhes-ia recomendar uma capela em Fátima onde conseguiriam alcançar tal desiderato: a Casa do Menino Jesus de Praga, da Fraternidade Sacerdotal de São Pio X, no Bairro da Moita Redonda; todavia, suspeito que eles não estariam interessados em tal local, vá lá saber-se porquê…

Sem prejuízo, na cidade de Fátima existem mais igrejas e capelas do que dias num ano. Assim sendo, não duvido de que o Senhor Bispo de Leiria-Fátima, D. António Marto, de certeza ansioso por manifestar a sua plena comunhão com Roma, encontrará sem demoras uma solução para este problema, disponibilizando rapidamente um local onde os Franciscanos da Imaculada oficiem a liturgia tradicional com toda a reverência e elevação que lhe é devida.

Da estranha aplicação do "Summorum Pontificum" em Portugal (1)

Mais uma história vergonhosa passada no Patriarcado de Lisboa, e envolvendo novamente a pessoa do Cardeal-Patriarca, D. José Policarpo (foto supra), demonstrativa à saciedade de todo o desprezo que este nutre pela Missa Tradicional de rito latino-gregoriano e pelo "Summorum Pontificum", de Sua Santidade o Papa Bento XVI. Nada que os nossos leitores já não soubessem. Limitamo-nos a perguntar: até quando persistirá este deplorável estado de coisas, este autêntico cisma "de facto" na diocese lisboeta? Até quando Roma o consentirá? Até quando?!...

Castellani regressa a Espanha

Sessenta anos depois de exílio a que os fariseus modernistas o forçaram em Manresa, Leonardo Castellani regressa a Espanha. Informa-me leitor amigo de que a "Libros Libres" acaba de publicar um "Como sobrevivir intelectualmente al siglo XXI - Los escritos más polémicos del Chesterton de la lengua española", compilação organizada por Juan Manuel Prada, grande divulgador no país vizinho da obra do ilustre sacerdote argentino. Eis uma extraordinária oportunidade para conhecer o pensamento de Leonardo Castellani, ao alcance de quem até agora ainda não teve essa graça e felicidade.

Aqui fica a apresentação que a própria editora faz deste trabalho:

La figura del sacerdote argentino Leonardo Castellani ha adquirido una notoriedad creciente en España gracias a la constante difusión de su pensamiento por el escritor Juan Manuel de Prada, que ha preparado para LibrosLibres una edición con los mejores y más polémicos trabajos periodísticos del padre Castellani, anotados y precedidos por un prólogo sobre esta figura de las letras hispanoamericanas. Castellani ha sido considerado “el Chesterton de la lengua española” por la amplitud temática de su obra, su empeño apologético y su carácter incisivo. Castellani creó escuela y un cuarto de siglo después de su muerte mantiene lectores fieles que dicen que descubrir a Castellani es una experiencia inolvidable.

"Dominus Est" publicado em França

Um lançamento há muito aguardado: depois do italiano, o "Dominus Est", de Monsenhor Athanasius Schneider, surge agora publicado em francês pelas Editions Tempora. O meu exemplar já vem a caminho, via Centro de Chiré.

Aproveitemos para relembrar a entrevista que o insigne Bispo de Karaganda, no Cazaquistão, concedeu há uns meses à "Gloria TV", através da qual apresentou aquele seu livro em defesa a forma tradicional de distribuir a comunhão aos fiéis (na boca e de joelhos) e contra a inadmissível prática modernista da comunhão na mão.

sexta-feira, novembro 07, 2008

Julian Felsenburgh na Casa Branca

Curiosamente, não me recordo de quando vi ou ouvi Obama pela primeira vez; contudo, a partir do momento em que me consciencializei da sua existência, de homem ainda jovem, sorridente, bem apessoado e melhor trajado, imitando à saciedade os tiques do tratante de "Camelot", e havendo tomado plena noção do seu ideário político, pensei para comigo mesmo: Julian Felsenburgh tornado realidade. O Padre Leonardo Castellani ou Monsenhor Robert Hugh Benson teriam tido interesse em conhecê-lo…

Na verdade, Obama é o pior que podia ter acontecido não só aos Estados Unidos, mas a todo o mundo ocidental: socialista, internacionalista e secularista convicto, dele nada de bom será de esperar. E se porventura isto já não bastasse, o modo radical como sempre sufragou o assassinato de seres humanos inocentes e indefesos através do aborto, tornam-no absolutamente indigno de ser apoiado por qualquer verdadeiro católico que se preze.

Ora, a este respeito, em dois extraordinários artigos publicados nos seus respectivos blogues, os nossos amigos Corcunda e Athanasius explicam toda a perversidade do projecto político obamista, sendo que o segundo argúi o motivo porque os Estados Unidos, pese embora tal perversidade, merecem literalmente sofrer a punição duma Administração Obama.

Por mim, acrescento tão-só: Julian Felsenburgh está na Casa Branca, é Presidente da Ianquilândia; os próximos tempos não vão ser nada fáceis.

A cidade cristã contra o mundo moderno

Num momento em que o mundo moderno materialista colapsa, eis mais um texto vital do Padre Julio Meinvielle, pleno de actualidade, extraído do já aqui falado "Concepción Católica de la Política":

Se ha esbozado la naturaleza de la política en una concepción católica. Pero ¿es posible realizar una política cristiana?

Según se insinúa (...), querer volver a una política cristiana sin el Espíritu cristiano que mueve las almas no sólo es imposible, sino que sería lo más pernicioso que pudiera acontecer a una nación y a la misma política cristiana. Sería reproducir el grave error de la Acción Francesa. Ideólogos que fabrican una política de encargo, sin metafísica, teología ni mística.

Si es así, ¿para qué, entonces, estas páginas de política cristiana? Misterio fecundo será siempre si logramos llevar a otros la convicción de que la política, tal como la quiere la Iglesia, no es posible sin Jesucristo. El es Vida, Verdad y Camino, y no hay nada, absolutamente nada, que sea en verdad humano que pueda lograr su integridad sin El. Más: todo lo humano que sin El nazca y se desarrolle caerá bajo la protección del diablo. La política, pues, la política concreta, militante, del mundo moderno, que debió ser cristiana, y por malicia del hombre no lo es, está amasada en cenizas de condenación.

Pero he aquí que este mundo se deshace. El hombre moderno había cifrado su ideal en realizar el "homo oeconomicus", el hombre regido por sus necesidades económicas. Y creyó haber triunfado. Despliegue gigantesco de industrias, obra del hombre y para el hombre.

Pero llegamos a un punto en que el "homo oeconomicus" siente que todo en él es barro. Se deshace este mundo imbécil que pretendió ser cómodo sin Jesucristo. No que Cristo le haga cómodo, pues la Cruz es lo opuesto al "confort" de los burgueses. Pero la locura de la Cruz, al mismo tiempo que restituía al hombre a la participación sobrenatural de la vida de la Trinidad, le salvaba la integridad de su propia condición humana, hacía posible su vida ele destierro.

La Iglesia y Cristo, su cabeza, nunca han prometido más de lo que la realidad presente permite. "Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura". Se nos prometió, es verdad, el reino de los cielos y no la comodidad de la tierra. Mas por añadidura se nos aseguraba la habitabilidad de este valle.

Los pretendidos filósofos, en cambio, los teóricos de la política liberal y socialista, nos prometieron el paraíso en la tierra y nos han dado un confortable infierno aquí abajo y la garantía del inextinguible fuego en la vida venidera.

Por fortuna para el hombre, para los auténticos derechos del Hombre, que no son otros que los derechos de Cristo — Salvador del hombre —, este mundo estúpido se deshace. En ésta su liquidación se salvarán las piedras de un mundo nuevo. Este mundo nuevo no lo elaborarán ni la economía, ni la política, ni la ciencia, ni siquiera la sabiduría metafísica. Sólo la teología, la sabiduría divina, en su realización auténtica que es la mística o sabiduría de los santos, podrá con su hálito trocar la muerte en vida. Un poderoso soplo de santidad ha de reanimar los despojos del mundo moderno.

¿Y los católicos? ¿Andaremos, mientras tanto, afanosos por tomar posiciones a la derecha, en el centro, o a la izquierda?

¿A la derecha, en el centro, o a la izquierda de quién?

Nos rodea la podredumbre, ¿y pretendemos situarnos en el centro, o a sus lados? Dejémosles a los mundanos estos términos, y dejémosles que tomen posiciones en las filas del diablo.

¿Haremos alianza con el fascismo o con la democracia? ¿Propiciaremos las conquistas modernas del sufragio femenino? ¿Trataremos de cristianizar el liberalismo, el socialismo, la democracia, el feminismo?

Sería más saludable que nos cristianicemos nosotros mismos. Seamos católicos. Y como católico significa únicamente santo, tratemos verdaderamente de ser santos.

La santidad es vida sobrenatural. No consiste en hablar y pensar de la santidad. Es vida. Si es cierto que toma raíces en la fe, o sea en el conocimiento sobrenatural de Jesucristo, no culmina sino en la Caridad, que es el amor de Dios sobre todas las cosas y del prójimo por amor de Dios.

La vida católica, plenamente vivida en el ejercicio de la caridad, nos impondrá, por añadidura, una fisonomía católica en las manifestaciones puramente humanas de la vida: en arte, ciencia, economía y política. La sobreabundancia de la caridad dará lugar a un arte, ciencia, economía y política católicas.

Precisamente es éste el programa de la acción católica, a la que con instancias supremas nos invita el vicario de Cristo. Acción católica, no acción nuestra, no acción de los católicos como si fuesen una agrupación partidaria que tiene que defenderse como se defienden los burgueses o socialistas y comunistas.

Acción católica: esto es, acción del Padre por Jesucristo que vive sobrenaturalmente en el alma cristiana; acción santa y santificadora; acción imposible de realizarse aunque se posea una ciencia y habilidad muy grande de las cosas de religión, mientras no se esté en contacto con Jesucristo; acción cuya eficacia no está en proporción del movimiento o de la energía desplegada, sino de la santidad de que se vive.

Acción católica, que es el apostolado de los laicos con la jerarquía. Pero que es apostolado, o sea actividad de la santidad interior que, por su sobreabundancia, se derrama y comunica.

Acción católica: he ahí la posición indispensable de los católicos. Adviértase bien: indispensable.

¿Será, entonces, necesario que los católicos abandonemos las luchas en el mismo terreno político y económico y nos concretemos tan sólo a la acción católica?
La acción católica es la posición indispensable, pero no exclusiva. Ella es primera, de suerte que no podemos ocuparnos en otra actividad si resulta en su detrimento, y toda otra actividad debe ejercérsela en cuanto tienda, directa o indirectamente, a auxiliar a la acción católica. Lo exige el sentido de la jerarquía de las obras. Jerarquía no es absorción ni negación, sino afirmación de los derechos autónomos en la unidad del conjunto.

Salvada, entonces, esta primacía de la acción católica, los católicos, teniendo en cuenta las exigencias de su fe y de su misión, y las posibilidades de su propia vocación, pueden dedicarse especialmente a forjar la ciudad católica en nuestras sociedades descristianizadas. El programa de la ciudad católica para los tiempos actuales está ya elaborado. En documentos públicos, León XIII, San Pío X, Pío XI, Pío XII y Juan XXIII han dado las bases de un orden social cristiano de la sociedad. Ningún problema fundamental, económico o político ha sido omitido. Sólo falta que los católicos, con seriedad y honradez, asimilen esa doctrina que constituye el derecho público cristiano. Digo con seriedad y honradez, porque, desgraciadamente, los católicos, en lugar de escuchar atenta y fielmente a los Pontífices, sin mezclar con lo que ellos dicen sus propias concepciones, a veces hacen una mezcla de principios cristianos con liberalismo, socialismo y comunismo, que resulta un peligroso explosivo.

Una vez asimilados los principios que han de regir la ciudad católica, hay que diseminarlos en todos los ambientes y capas sociales. Esta es, por excelencia, la obra de la ciudad católica.

Para além do capitalismo e socialismo: redescubramos o distributismo

Redescubramos o distributismo, não nos preocupemos em tentar classificar as suas propostas sob os rótulos de esquerda ou direita, e importemo-nos antes em ser católicos fiéis e firmes. Sempre. Em especial nestes tempos conturbados que Deus nos fez caber em sorte.

segunda-feira, novembro 03, 2008

Um livro autografado pelo Padre Julio Meinvielle

Este Verão, num alfarrabista de Versalhes, tive a grata felicidade de encontrar à venda um exemplar do "Concepción Católica de la Política", do Padre Julio Meinvielle, que prontamente adquiri por uns irrelevantes € 10. Pequeno preço para tão grande tesouro: ao abrir o livro, apercebi-me de que estava dedicado e autografado pelo ilustre sacerdote católico argentino, como os meus leitores podem constatar pela foto supra. Mais do que um mero acaso, senti o sucedido como uma emocionante gratificação da Providência: ali em Versalhes, onde a França foi grande e poderosa, porque católica e monárquica (e poderia até ter sido o braço armado invencível da Cristandade, houvesse porventura respeitado a vontade do Sagrado Coração de Jesus), obtinha eu, e assinada pelo seu autor, uma extraordinária obra de defesa da ordem social cristã, escrita por um dos seus maiores apologistas no século XX!

De resto, este trabalho, um autêntico primor da mais pura doutrina católica tradicional, está acessível em linha a todos os que o queiram consultar e ler no excelente "Stat Veritas". Eu é que podendo obter um livro no formato tradicional, ainda que o saiba disponível na rede, obtenho-o. Gosto de ler sentindo o papel, especialmente o cheiro do amarelecido pelo decorrer dos anos. Coisas de tradicionalista…

Para os meus leitores, à laia de conclusão, aqui deixo um vigoroso trecho da prosa doutrinária de Meinvielle, cada vez mais actual nos dias conturbados que correm:


Decíase antes que la función de defensa que ha de ejercer el Estado debe ser cristiana, católica. Porque el Estado debe ser católico.

A Dios le debe culto todo lo humano, y el Estado, como vimos en el primer capítulo, es cosa esencialmente humana. Además, el Estado, encarnación de la soberanía, es ministro de Dios, y como tal le debe culto en razón del ministerio que ejerce.

La profesión de fe católica importará la defensa y protección de la Iglesia Católica, la Sociedad Espiritual donde se rinden a Dios cumplidamente los homenajes que se le deben. Para entender cómo se ejerce esta protección, debe recordarse aquello de San Agustín: ¿Cómo sirven los reyes al Señor sino prohibiendo y castigando con severidad religiosa cuanto se hace contra los mandatos del Señor? Pues de un modo sirve en cuanto hombre, de otro en cuanto rey: como hombre sirve viviendo fielmente, en cuanto rey sirve disponiendo leyes justas y prohibiendo las injustas. Es decir, que la profesión y la protección de la fe católica se verificará si las leyes son católicas.

Será, pues, menester reprimir enérgicamente todas las licencias. El liberalismo, con sus decan-tadas libertades de pensamiento y de prensa, es repudiable en un régimen ajustado a las normas católicas. Por otra parte, hace imposible una discreta regulación política. Porque si todo el mundo puede pensar, decir e imprimir cuanto sus apetitos exijan, se creará una atmósfera pública reacia a toda regulación y se ampararán legalmente las teorías y prácticas subversivas del orden social más elemental.

En lo que se refiere a la libertad de cultos, conocidas son las condenaciones fulminadas por Gregorio XVI en MIRARI VOS, Pío IX en el SYLLABUS y León XIII en sus Encíclicas.

Si a Dios hay que prestarle culto, tendrá que ser ciertamente un culto digno y aceptable de su Divina Majestad. Si el Hijo de Dios ha venido a enseñarnos que El es el Camino, petulancia imbécil sería querer acercarnos al Padre por otro camino. Petulancia que nos llevará por nuestro camino al lugar de las Tinieblas. El camino es Cristo, y con Cristo andamos si nos unimos como miembros a su Cuerpo que es la Iglesia. Un solo Cristo, una sola Iglesia. Cristo, cabeza; la Iglesia, cuerpo. Cristo, la vid; la Iglesia, los sarmientos. La profesión de fe católica es nuestra unión con Cristo, y por Cristo con Dios.

Si el Estado no debe ser indiferente, puede, sin embargo, ser tolerante. Tolerancia que no brota del desprecio de Dios, ni se muestra indiferente respecto a todas las religiones, ni oprime a la verdad equiparándola al error, sino que tolera, esto es, permite el ejercicio de los falsos cultos cuando existen razones que justifican esta tolerancia.

En la sociedad liberal, donde se ha roto la unidad de creencia, sería desastroso perseguir los cultos falsos. Los errores no tienen derechos, pero las conciencias que yerran los tienen. Si en tesis el Estado debe ser exclusivamente católico, en la hipótesis de la diversidad de creencias deberá ser tolerante.

La Iglesia — enseña León XIII —, en su apreciación maternal tiene cuenta de la impiedad humana: no ignora los movimientos que en nuestra época arrastran los espíritus y las cosas. Por este motivo, aunque no reconoce derechos sino a lo verdadero y bueno, no se opone, con todo, a la tolerancia, de la cual cree poder y deber usar el poder público... Dios mismo, aunque infinitamente bueno y poderoso, permite la existencia del mal en el mundo, ya para impedir mayores males, ya para no impedir bienes más excelentes. Conviene, en el gobierno de los Estados, imitar la sabiduría que gobierna el Universo.

La protección que el Estado debe a la Iglesia importará, en tesis, una ayuda económica, porque la Iglesia debe ser ayudada por los fieles para los ingentes gastos que demanda su acción cultural y caritativa; y, como decía antes, el Estado es el primer fiel.

En las sociedades contemporáneas la ayuda oficial no se hace por este concepto, sino en restitución de los bienes defraudados en momentos en que el sectarismo recrudeció. Quizá haya llegado una época en que convendría auspiciar una independencia económica absoluta de la Iglesia respecto del Estado. No parece espiritualmente ventajoso que la Inmaculada Iglesia de Jesucristo esté ligada por unos centavos —aunque se le deben en justicia — con gobiernos impíos e insolentes, en el mejor de los casos incomprensivos de los derechos espirituales. Además, esa ridícula ayuda dispensada sirve de pretexto para los que pretenden impedir la acción espiritual de los pastores (como si fuesen funcionarios públicos) y para difundir en las envenenadas masas no sé cuántos embustes sobre la riqueza de la Iglesia.

Por último, la profesión de fe católica en un Estado Cristiano, como los conoció la Edad Media, exige de éste su colaboración con la Iglesia para reprimir las herejías contumaces y públicas que pudieran perturbar la unidad y corromper la fe del pueblo cristiano. Brazo secular puesto al servicio de la Iglesia para reprimir la difusión de los errores, y jamás para propagar la verdad.

Los derechos de la Iglesia y los del poder civil se han de armonizar por medio de un régimen concordatario estipulado entre la Santa Sede y los respectivos gobiernos. No cabe duda que aunque uno y otro poder se desenvuelven en esferas diferentes, muchos y graves puntos de contacto existen en una y otra esfera para que los conflictos no se produzcan. Por esto la separación es inadmisible en tesis, y en las hipótesis corrientes. La unión substancial, tal como la conoció la Edad Media, por la plena subordinación de lo temporal a lo espiritual, es imposible por el desquicio que en las conciencias y en las instituciones ha sembrado el virus liberal. Sólo es posible, entonces, que ambos poderes se pongan de acuerdo y traten de armonizar sus intereses en un concordato.

De esta suerte, las naciones, aún desmembradas en su interior por ideologías deletéreas, se vigorizarán por la acción maternal de la Iglesia, que paciente pero eficazmente irá higienizando las inteligencias y los corazones de las corrupciones espantosas que ha engendrado en ellas el liberalismo. Precisamente en esta hora en que el hombre ha perdido la fe en el hombre porque para salvar a Europa se pensó en el Oriente, y el Oriente sigue corrompido como Europa; se pensó en América, y América es Babilonia que vacila un momento antes de caer. Ahora hay quienes sueñan no sé en qué mesianismo reservado para la América latina, cuando nosotros experimentamos que América latina sufre idénticos males. Cuando se ha perdido la fe en el hombre, digo, es necesario volver con humildad penitente al regazo de la Madre que hemos abandonado. Retorno a la Madre suave, para que Ella, antes de vestirnos con las preseas de los hijos, nos purifique del lodo que nos mancha. El Concordato hará posible la acción suave y eficaz de esta Madre que nos devolverá la vida.

Por ocasião da passagem da Festa de Todos os Santos

Recordar a santa memória de Monsenhor Marcel Lefebvre.


Recomecemos, pois...

domingo, outubro 19, 2008

Sobre os casamentos homossexuais


«Há um problema central na questão que é o problema do casamento enquanto figura autonomizada e secular da vida humana. O casamento civil enquanto elemento desprovido de religiosidade é uma paródia e uma perversão. Uma perversão quando se transformou em instrumento do Estado para conseguir a ordenação social. Retirou-se o significado religioso e transcendente da união carnal entre dois seres humanos, mas para que tudo se mantivesse na mesma e de forma gerível, criou-se a ideia de que o casamento seria uma instituição em que o valor essencial seriam as suas finalidades mundanas, a gestão das necessidades privadas, procriação, estabilização da propriedade. Uma paródia quando se observa a forma rídicula como a união de duas pessoas obedece a um cerimonial de Estado que é um sucedâneo religioso, mas que sem a existência de Deus não tem qualquer justificação, para além dos interesses do Estado.
É do falhanço dessa ideia de união autónoma e meramente humana que vem o contra-senso de uma convenção que se altera em virtude da autonomia. Se o casamento é obra meramente humana poderá ser alterado para ser um reflexo das vontades das partes, acabando com todas as obrigações com um estalar de dedos. Antes seria um estalar de dedos do Estado, com a nova estrutura legal do casamento e divórcio basta o dos privados. De qualquer das formas, não existe qualquer forma para que o casamento civil perdure enquanto forma de organização social. Dada a incapacidade da proposta ética secular de criar uma sociedade moral, capaz de cercear os desejos individuais, tornou-se impossível manter o casamento como fonte de obrigações extra-subjectivas e voluntárias.
É por isso que me desmancho a rir com os argumentos da “direitinha” que acha que a utilidade da família e a justificação para a sua estrutura é a utilidade do Estado e o cumprir de uma série de tarefas. São os mesmos que defendem a paternidade subsidiada e não percebem que com a mudança de finalidades do Estado vem uma mudança de finalidades da família, caso esta se encontre sob a sua alçada. A família democrática, ao ser apenas um reflexo do que a sociedade deseja que esta seja, pode tornar-se no oposto do que ela deva ser, seja um local de iniciação sexual, um local de exploração de mão-de-obra, ou outra coisa qualquer. Contra isso os nossos “conservas” hão de falar em natureza, em reprodução, tudo lixo que sem a tradição e o método Cristão de moralidade está condenado a ser palavra vazia. Os piores inimigos do Cristianismo ...»

O Corcunda


domingo, outubro 12, 2008


Estoy poco presto a escribir últimamente. O al menos a escribir para la bitácora. Vayan unas cuantas recomendaciones aquí que me parecen imperdibles, que al menos el ímpetu lector permanece en alza en medio de tanta caída bursátil.
En primer lugar un artículo de Juan Manuel de Prada, quien vuelve a retomar el tema con el Padre Leonardo Castellani por eje. Así pues sus asertos sobre esos oficiadores de sacrificios a Mamonna están bien fundados:

“Hoy toda esa fantasmagoría se derrumba, todas esas tretas nos revelan sus manejos; y el hombre que, por petulancia o descreída displicencia, dejó de creer que Dios obrase milagros, descubre que los milagros de los sacerdotes plutonianos eran en realidad tramoyas de farsantes. Ha sonado en el cielo la trompeta de la cólera divina; y los sacerdotes de Plutón huyen despavoridos. En su estampida dejan a los fieles de su culto desesperados ante la demolición de una fantasmagoría que habían encumbrado a la categoría de fe. Pero, en medio de su desesperación, tal vez esos hombres que estuvieron bajo el dominio del demonio vuelvan a elevar sus ojos al cielo, reconociendo a su verdadero dueño. ¡Bendita crisis!”

Y por seguir con el Padre Castellani me alegré mucho de saber que lo que yo defendía desde mi adolescencia, la nacionalización de la banca, es también sostenida por el Padre Castellani. Uno, que ha tenido que sufrir lo indecible, incluso de bocas de amigos, de acusarme de ser “del ala izquierda”, ahora se ve corroborado por los hechos. Bien: tenía razón. La nacionalización de la banca hubiera evitado estos desmanes. También me han llamado “pájaro de mal agüero” por llevar diciendo hace más de diez años que la catástrofe financiera que se cernía era inminente e impepinable. Bien: tenía razón. La hecatombe económico-financiera ya está aquí.
Hace tiempo que vengo diciendo que hablamos demasiado poco de la usura. Mejor dicho: nada. Ahora parece que el interés despierta. Que la usura es muy importante no debería ofrecer duda para nadie. De hecho no sólo es importante. Es criminal. Es un pecado gravísimo que corroe sociedades y naciones. ¿Cómo se puede defender un sistema –el capitalismo- basado sobre la usura?
El descrédito del crédito era un tema favorito de Belloc, uno de mis ingleses favoritos junto con Chesterton, Newman y Tolkien.
El Doctor Angélico es clarísimo al respecto (Summa Theologica II-IIae, q.78):

“Mas el dinero, según el Filósofo, en V Ethic. y en I Polit., se ha inventado principalmente para realizar los cambios; y así, el uso propio y principal del dinero es su consumo o inversión, puesto que se gasta en las transacciones. Por consiguiente, es en sí ilícito percibir un precio por el uso del dinero prestado, que es lo que se denomina la usura. Y del mismo modo que el hombre ha de restituir las demás cosas injustamente adquiridas, también ha de hacerlo con el dinero que recibió en calidad de interés.”

Ganas me entran de empezar a recobrar lo que me han robado … para ayudar a esta pobre gente a limpiar sus pecados, claro está. Y eso que el Santo Padre nos decía recientemente que “construir sobre el dinero es construir sobre arena”. Hace siglos que los usureros, perdón, banqueros, nos tienen acostumbrados a soportar sus ventas de humo. Humos tóxicos, por lo demás. Pues eso, que como dice Benedicto XVI “hay cosas mucho más importantes”.
Por eso, me digan lo que me digan, en el fondo me sigue pareciendo que el distributismo es de las pocas soluciones que hay, si no la única, a este desaguisado. Porque el distributismo (tal cual fue enunciado por Chesterton, Belloc y el P. McNabb) es la más cabal aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia. Doctrina que, por cierto, es el núcleo del Carlismo.
Eso de poner el capital como eje central de la economía me parece altamente sospechoso. Sospechoso de terrorismo de la peor especie, claro. De terrorismo del que mata no sólo los cuerpos, sino también –y sobre todo- las almas.
Y como las implicaciones de esta usura no son sólo económicas, ni siquiera políticas. Son, sobre todo, apocalípticas. Es por esto que deberíamos rezar a San Moisés y al Ángel Exterminador.
¡Moisés, San Moisés, ven de nuevo y ordena que la tierra trague a todos los adoradores de Mamonna!
¡Santo Ángel Exterminador, da rienda suelta a la Ira del Omnipotente sin comedimiento ni freno alguno y da buena cuenta de todos los enemigos de Cristo, Nuestro Rey y Señor!
¡Señor, envíanos el Castigo ya, para que nos arrepintamos y, si no, para que seamos arrojados en las mazmorras del Purgatorio o en el lago de azufre infernal y dejemos de ofenderte!

Rafael Castela Santos

sexta-feira, outubro 10, 2008

De silencios y reservas

El artículo De silencios y reservas está sacado de La Honda de David, una bitácora enormemente interesante cuya única pega –a mi juicio- es que su autor no se prodiga más a menudo, porque resulta enormemente interesante leerle. Pivota lhd sobre un tema recurrente en A Casa de Sarto, bien es cierto que él lo expresa mucho mejor: si tenemos datos más que suficientes de las Sagradas Escrituras –así como otros de profecías menores y de apariciones aprobadas por la Iglesia- como para saber que nos encontramos en los albores del reinado inicuo del Anticristo, ¿cómo es posible que no se haga lo que se tiene que hacer, lo que se esperaría que se hiciera, empezando por la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón?
Fuerte, muy fuerte debe ser la tenaza que aprisiona Roma. Lhd así nos lo hace entender en su texto que no podemos por menos de reproducir aquí. Entretanto todo va convergiendo hacia el vórtice de la historia por excelencia: el vórtice cabalgado por el Príncipe de las Tinieblas y su más conspicuo secuaz.

Rafael Castela Santos

«No hay duda, se percibe un aire escatológico en el ambiente. Así lo sugieren la homilía de Mons. Fellay en Saint-Malo con referencias al Mensaje de La Salette o al “humo de Satanás” de Pablo VI o algunas de las entradas en el blog de Mons. Williamson con referencias a las supuestas apariciones de Garabandal, como también las llaves para interpretar el Apocalipsis de Jerónimo (o Josué) Mouliá en el Foro Santo Tomás Moro y que el mismo ha presentado en foros de debate “evangélicos” o de los “testigos de Jehová” (en estos últimos casos sin mayores repercusiones, por vía del “silencio”, pero ya nos detendremos en él)
Y esto por no traer a colación, precisamente, las discusiones que los protestantes de distintas denominaciones efectúan a diario sobre el tema, o los islámicos (que hacen mención al “dajjal” lo que para ellos vendría a ser el falso profeta o el anticristo) o en menor medida los judíos (con su espera, especialmente en los ambientes hassídicos, del “moschiach”).
En ese sentido no deja de llamarnos la atención lo poco que se habla en las esferas vaticanas del tema escatológico. Si mal no recuerdo lo último que podría mencionarse al respecto son las afirmaciones del Cardenal Biffi en oportunidad de los ejercicios espirituales que el mismo dirigiera en presencia del Papa. Por lo demás, absoluto silencio.
Lo más sintomático es el silencio, el año pasado, en torno a los 90 años del milagro del Sol, el mayor milagro de la historia de la Cristiandad después de la Resurrección de Cristo. Fátima ha sido sentenciada al olvido por pertenecer al “pasado” y también, porqué no decirlo, porque “molesta” (como quedó demostrado por otra parte en la polémica que sostuvieron Antonio Socci y el Cardenal Bertone a raíz del “tercer secreto de Fátima”).
Una molestia que sólo tiene una explicación: en el tercer secreto se profetizan hechos puntuales que habrían de acontecer en esta época en que vivimos y concretamente a partir de los años sesenta cuando debió haber sido revelado al mundo. Y aquí tenemos que hacer un paréntesis, para intentar si no justificar explicar ese silencio.
Para no hablar de ocultamiento o de falso testimonio en los Prelados que están al tanto del contenido del tercer secreto (nos referimos a las palabras de la Virgen aun no publicadas) se suele hablar de “reserva mental”, la cual consistiría o se traduciría en una duda positiva en cuanto al origen sobrenatural de las dichas palabras. Sumada al convencimiento del peligro en su divulgación por el riesgo de que se “confunda la profecía católica con el sensacionalismo” y también, así lo habría dado a entender Juan Pablo II al contestar a los periodistas que le preguntaron en una ocasión por el tercer secreto, porque su revelación podría “alentar a los rusos a emprender ciertos pasos” (no estamos seguros de la confiabilidad de ésta última aseveración pero fue un rumor que circuló en su momento y como tal lo transcribimos).
Pues bien, creemos entender esas posturas, y lo decimos porque tenemos una idea o percepción de lo que en ese secreto podría decirse; no por certeza absoluta sino precisamente por la reacción de causa y efecto que supone el saber o el estar en conocimiento de un secreto y por añadidura difícil de asumir. Nada mejor para captarla que esta hipótesis: si alguien creíble -importa mucho la capacidad del interlocutor en hacernos verosímil lo que trasmite- nos dijera que conoce al Anticristo y ese tal Anticristo fuera alguien conocido ¿cuál sería nuestra reacción?
Así, lo que debe motivarnos no es la mera "curiosidad" sino el “prever para proveer” al que aludía el Abate de Nantes. Y allí está la mayor crítica que se le puede hacer al silenciamiento del tercer secreto: que aún conociéndolo, las autoridades vaticanas no actúan en consecuencia, por ejemplo consagrando Rusia al Corazón Inmaculado de María o promoviendo la devoción de los primeros sábados.»

La Honda de David

segunda-feira, outubro 06, 2008

As Sete Igrejas e as sete idades

Pelo Cardenal Billot, maestro do Pai Castellani e muito admirado dele. Fonte original.

«O Apocalipse relata o estado das sete igrejas da Ásia, para as quais São João teve de escrever, com o fim de lhes comunicar advertências para sua salvação. Ora, as sete igrejas figuram as sete épocas ou sete idades da Igreja universal, desde a Ascensão do Senhor até o Segundo Advento. Todas se denominam por nomes místicos que designam profeticamente o traço característico de cada uma das épocas.
A primeira igreja é a de EFÉSIO (2, 1-7). Em grego, Efésio significa impulso, o princípio da expansão ou do direcionamento a uma finalidade. Esse nome convém à idade apostólica, pois que os apóstolos pregaram por todo o mundo, com crescente êxito, após receberem o sopro impetuoso do Espírito Santo; Deus os ajudava, confirmando suas palavras com sinais. Mas a advertência epistolar convém igualmente, nesta época de que falamos, aos falsos apóstolos mencionados amiúde por São Paulo, e à seita dos nicolaítas, fonte primeva do gnosticismo impuro, criada por um dos sete primeiros diáconos. “Escrito ao anjo a Igreja de Éfeso: Conheço tuas obras e teu trabalho... tu provaste os que se declaravam apóstolos e não o eram, apanhaste-os em mentira... Contudo, tens em testemunho de teu fervor o ódio pela obras dos Nicolaítas, obras que eu também odeio etc.”
A segunda igreja é a de ESMIRNA (2, 8-11). Este termo designa a mirra, e também a idade durante a qual, em razão da crueldade das perseguições e da grande amargura das tribulações, se cumpriu na Igreja o que predissera a boca profética: “a mirra caiu gota a gota de minhas mãos, e meus dedos estão cheios da mais excelente mirra” (Ct 5, 5). Por isso, afirma o anjo à igreja de Esmirna: “Eis que o diabo vai lançar alguns dentre vós no cárcere, para vos pôr à prova, e vossa aflição durará dez dias”, significando claramente as dez perseguições gerais.
A terceira igreja é a de PÉRGAMO (2, 12-17). Célebre por sua literatura profana, Pérgamo é a cidade que deu origem ao pergaminho, batizando-o com seu nome. Quando alguém se refere à “pele de Pérgamo”, mais conhecida sob o nome de pergaminho, logo vem ao espírito os livros publicados e os embates e controvérsias travados com a pluma. Corresponde a igreja de Pérgamo à terceira idade, à época de Constantino, em que cessaram as perseguições cruéis aos santos e doutores, e se propagaram também as grandes heresias que satã perpetrara – os arianos, os maniqueus, os pelagianos, os nestorianos etc.. Deus suscitou grandes homens para defender a verdade, homens dignos de eterna memória: Atanásio, Basílio, Gregório Nazianseno, Ambrósio, Jerônimo, Agostinho, os dois Cirilos, e muitos outros ainda, que ilustraram magnificamente a fé católica em seus escritos. Logo, é de justiça que Pérgamo represente a terceira idade. É de justiça que se enviasse a advertência ao anjo desta igreja que, apesar de louvada pela constância da fé, está de contínuo exposta a grandes perigos, visto que habita na sé do trono de satã, havendo de se defender do sítio das doutrinas heréticas: “Escrito ao anjo da igreja de Pérgamo: eu sei que habitais na sé do trono de satã, e que preservastes meu nome e não renegastes a fé etc ...”
Em quarto lugar, sucede à igreja de Pérgamo a de TIATIRA (2, 18-29). Esta palavra significa esplendor do triunfo e solenidade pomposa, tendo origem nas festas celebradas em honra de Baco, e depois empregada para designar toda e qualquer festa ou desfile triunfal. Logo, a igreja de Tiatira representa a quarta idade, iniciada sob Carlos Magno, com a instituição do Sacro Império Romano, cuja duração exprimira o número milenar (de 800 a 1800). A instituição do Sacro Império Romano sela a subordinação da sociedade temporal à espiritual, a coroação da organização social de Nosso Senhor Jesus Cristo, predita por Isaías: “De pé, Jerusalém, que brilha tua glória! Eis que vem tua luz, e a glória do Senhor se eleva sobre ti... As nações marcharão em direção à luz, e os reis à claridade de tua aurora... Sucederás a nata das nações, sucederás ao púbere dos reis, e saberás que eu, o Senhor, sou teu salvador, e que teu redentor é o Forte de Israel” (Is 60, 1,3 e 16). A profecia corresponde às festas solenes, ao fulgor do triunfo e, geralmente, a tudo que diz respeito a esta época: “Ao anjo da igreja de Tiatira escreveu: Conheço tuas obras, teu amor, tua fé, tua boa vontade; são tuas últimas obras mais abundantes que as primeiras”. Entretanto, não faltaram maus, pois que o mistério de iniqüidade está sempre com as mãos à obra e, enquanto durar a vida presente, o triunfo da Igreja Militante não será maior do que convém. Na figura de Jezabel se anunciam os cismas funestos e as heresias que assolaram, nesta época, a Cidade de Deus, por exemplo, o cisma dos gregos no séc. XI, a heresia dos albigenses no séc. XII, e sobretudo a impiedade dos protestantes no séc. XVI, data a partir da qual o império cristão entra em decadência, se preparando a pouco e pouco, sem que ninguém percebesse, a idade da Revolução.
Por isso, teve fim Tiatira, sucedendo-lhe a quinta igreja, a de SARDES (3, 1-6). Sem dúvida, Sardes é a célebre cidade da Lídia, onde reina Crésus. Ela sugere assim a abundância de ouro e prata, de riquezas seculares a excitar as paixões, a ostentação e a prosperidade material. Daí, o que se refere a essa igreja sabe à decadência. Por todos os lados, vê-se a defecção, a apostasia; são poucos os que conservam a fé em Jesus Cristo, enquanto muitos se afastam da religião. “Em Sardes, existem pessoas que não mancharam seus vestidos”. E ainda: “passas por vivo, mas estás morto!” Passas por vivo, já que possuis a ciência, a liberdade, a civilização e o progresso; mas estás morto e te assentas nas trevas, à sombra da morte, pois que rejeitas a luz da vida, o Cristo Senhor. Por tal razão, disseram ao anjo desta igreja: “Sede vigilante, e confirmai os que iam morrer”, ordenando-lhe instantemente de continuar fiel aos ensinamentos dos santos apóstolos, e de não se afastar muito, sob o pretexto duma melhor compreensão, do sentir comum dos santos padres. “Recorda-te de como escutaste e recebeste: guarda-o e comunica-o”. Eis o que respeita à quinta idade. Mas o que se segue é mais animador.
Após a igreja de Sardes, surgiria a sexta igreja, a de FILADÉLFIA (3, 7-13). Tudo que se diz dela é bom, sobretudo por causa da chegada do momento capital, o mais insigne e singular dos todos os momentos desde o começo da história até os dias de hoje: a conversão em massa dos judeus, e sua entrada na Igreja dos gentios, de sorte que povos até então separados por um muro claustral tornam-se um só povo, servo do Cristo – assim, Jacó se reconcilia do Esaú, e Isaque com Ismael, conforme predissera o Apóstolo (Rm 25-32). Daí denominarem esta igreja de Filadélfia, que quer dizer amor aos irmãos ou reconciliação dos irmãos. “Se sua queda (refere-se aos judeus) foi a riqueza do mundo, que não será seu resgate em massa... Se sua recusa foi a reconciliação do mundo, que será sua reintegração, senão a ressurreição dos mortos?” (Rm 11, 12; 15). Quando vier este tempo, deve-se esperar uma admirável expansão da vida cristã em todo o mundo, a insigne vitória do Cristo e da Igreja sobre a Revolução subjugada. Subjugada, disse eu, não destruída; sob a batuta de satã, a Revolução neste entrementes recupera suas forças e inflama-se de intenso furor, aprestando-se para a batalha, para a guerra definitiva contra seu adversário, o Cristo. Daí o aviso ao anjo da igreja de Filadélfia sobre a proximidade da hora da provação, “que vai se abater sobre todo o mundo, para provar os habitantes da terra”.
Assim, resta a sétima e última igreja, a de LAODICÉIA (3, 14-22). Laodicéia significa “julgamento dos povos”, indicando com clareza a época da consumação do séculos, quando o Cristo virá por sobre as nuvens do céu para julgar os vivos e os mortos.
As considerações acerca das sete igrejas do Apocalipse, ou as sete idades da Igreja do Cristo, amigo leitor, talvez não te pareçam improváveis! Concluímos que a idade em que vivemos é a quinta – a idade da defecção, da apostasia e do liberalismo, idade medianeira entre Tiatira e Filadélfia, entre o fim do Sacro Império Romano e a renovação, que o Apóstolo não hesita em comparar à “ressurreição dos mortos” (Rm 11, 15). Tomara nossa interpretação não se afaste da verdade! Em meio ao males presentes – tão numerosos e graves - de que padecemos, ela faz-nos nascer a esperança da restauração futura (se se pode falar assim) e da contra-revolução.
Busquemos pois o Reino de Deus e sua justiça, não desprezando o mais a que devemos prestar atenção, nem esquecendo que é possível aplicar à influência salutar a Igreja o que já se escreveu sobre a piedade: ela é a todos útil, tendo em si a promessa de vida, presente e futura.»

Cardeal Billot, Prophéties de l’Histoire, Éditions L’Homme Nouveau

domingo, setembro 28, 2008

Escolios geopolíticos de un católico

La reciente situación en el Cáucaso no es un asunto local. El “Partido de la Guerra”, el seccionalista Partido Republicano recauchutado con neoconservadores (trotskistas globalistas en lo político y ultracapitalistas en lo económico), parece empeñado en provocar la guerra en el Asia. No contentos con sus fracasadas aventuras en Irak y Afganistán, ahora quieren meterse en Irán.
Resulta paradójico, pues tales hechos van ya incluso contra los propios intereses de los Estados Unidos. Este mismo parecer, quizás este mismo grupo con otros ropajes, también se ha adueñado del Partido Demócrata. Sus posiciones en política exterior son idénticas, así que la dicotomía entre ambas formaciones políticas es nula. Hay un pensamiento único. Algunos de los datos de política interior de los Estados Unidos son preocupantes pues apuntan hacia una clara disminución de las libertades de los ciudadanos estadounidenses.
A diferencia de muchos de mis amigos, creo que -en este caso concreto de Georgia- Rusia tenía razón y toda la razón. La historia (ni Abjasia ni Osetia fueron parte de Georgia, salvo en las maquinaciones de Stalin) y el ataque brutal e indiscriminado de los georgianos –dirigidos por un hombre muy poco demócrata y con rasgos psicópatas- contra Osetia del Sur descalifican el criminal (tanto en precedentes como en concomitantes) ataque y las pretensiones de Georgia sobre estos dos territorios.
Empero no es el análisis a pie de obra lo que nos ocupa. Quienes sean lectores habituales de A Casa de Sarto saben bien que no solemos estar pegados a los acontecimientos y que si algo cultivamos en esta bitácora es tratar de mirar los acontecimientos sub specie aeternitatis.
¿Cuáles son, pues, las consecuencias a extraer? En primer lugar el poder dado al Asia, que no hace falta demostrar dado el enorme poder –y no sólo económico- que China e India tienen hoy día. Este poder dado al Asia no es sino el cumplimiento de una profecía del Apokalypsis, de las Sagradas Escrituras. En segundo lugar que se está calentando el vientre del mundo, toda esa región que va desde el Asia Central hasta Tierra Santa (la situación en el Medio Oriente es también preocupante). En tercer lugar el recrudecimiento de la persecución contra cristianos en todo el mundo, incluso en los territorios otrora cristianos (véase la persecución contra los católicos y contra todo lo católico que sucede actualmente en España, por ejemplo).
Para un católico el peligro de la Cristiandad viene del Asia: el Islam, los mogoles, el rechazo de Cristo salvo en las Filipinas, alguna zona de la India y poco más, etc., configuran este continente como la más potente amenaza a la Cristiandad –o a lo que resta de ella-. Incluso los romanos, buenos conocedores de la realidad en que vivían, eran inmisericordes con el Asia, con los persas. Ni con los más aguerridos bárbaros del norte tenían ese miedo, ese temor instintivo, que tenían al Asia.
China es un país dominado todavía por el comunismo, algo que frecuentemente se olvida, y que persigue a los católicos de manera sutil, pero implacable. Su penetración económica a nivel mundial es formidable, pero también lo es la cantidad de chinos que se están asentando en todas las partes del globo pudiendo estos llegar a constituir, eventualmente, una quinta columna. Si algo caracteriza las comunidades chinas, incluso sus famosas mafias (tríadas), es su hermetismo. China es una civilización termita, una civilización que sigue controlada por un férreo Partido Comunista que impone esta ideología, intrínsecamente mala según las enseñanzas de los Papas, a machamartillo. China tiene un plan de control y dominio mundial, y esto viene de hace muchos años porque China –civilización milenaria- no tiene las prisas del Occidente ilustrado. China tiene cientos de millones de sus ciudadanos esclavizados y a prácticamente todos ellos amordazados. China se está rearmando hasta los dientes. China es ya, militar, gepolítica y económicamente, una potencia de primer orden.
Rusia está basculando peligrosamente hacia China. No sólo se está dejando penetrar económicamente muchísimo, sino que los chinos en Moscú o San Peterburgo son ya parte habitual del paisaje urbano. Chinos que, por cierto, suelen actuar de manera prepotente y enojar bastante a los locales, como hemos podido comprobar. Rusia ha firmado varios acuerdos de cooperación con China, a sabiendas de las apetencias que tiene China sobre la vasta planicie siberiana. Más aún, Rusia está haciendo un transvase de tecnología militar –y la nueva tecnología militar rusa es simplemente excelente- a China, amén de rearmarles hasta los dientes.
Rusia, sin embargo, sabe que sus enemigos vienen del este y del sur. Siglos le costó a los rusos el poder neutralizar a los tártaros y sus luchas con los musulmanes, sobre todo los otomanos, sólo pueden ser comprendidas por los únicos pueblos de Europa que sufrieron idéntico azote mahometano: españoles y portugueses … siempre que nuestro olvido de nuestra propia historia, nuestra estulticia, nuestra renuncia a nuestro ser y nuestro desvencijamiento moral nos lo permitan. Los Estados Unidos, al hostigar a Rusia de manera tan gratuita como imprudente, están provocando que Rusia haga alianzas que –en el fondo- son antinaturales: con chinos –los nuevos mogoles- y con musulmanes.
Con varios conflictos posibles en ese vientre del mundo del que hablaba (Irán, Georgia, Israel, etc.) amén de los ya existentes (Afganistán, Irak …) y con una situación mundial enormemente volátil por la situación económica mundial, la posibilidad de ignición de un conflicto que pudiera extenderse rápidamente y acabar en deflagración mundial es muy alta. Si así sucediera se generaría un potentísimo vector geopolítico de fuerza este-oeste que llevaría a rusos a invadir Europa (salvo zonas del sur de Europa que podrían ser invadidas por la intrínseca expansividad del Islam, siempre brutal) y a los chinos podría llevarles a expandirse por todo el Asia. Incluso los chinos podrían castigar severamente el continente americano. Ganas no le faltan a los chinos de humillar a los yanquis. No puedo explicar los mecanismos de cómo se genera este vector, pero cualquier interesado en la geopolítica sabe que es así.
Quizás la mayor debilidad rusa estribe en su reducida población. Con su vasto territorio si encima tuvieran que invadir otros países, el talón de Aquiles demográfico sería demasiado fuerte. China, que no tiene problemas demográficos, y puede montar fácilmente un ejército de 120 millones de personas, podría aprovechar este momento de relativa debilidad rusa para atacarles por la espalda.
Rusia ha demostrado cierta capacidad de autocontención y prudencia –muy de alabar- en estos últimos meses en relación a Occidente. Pero Rusia está siendo harto imprudente en sus alianzas con China. Lo cierto es que Rusia es Europa. Es una parte sustancial de Europa. Es, de hecho, la mayor defensa de Europa contra el Asia.
Como católico no dejo de asombrarme que el Santo Padre siga desafiando a la Santísima Virgen y desobedeciendo los deseos del Cielo al postergar sine die la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón. Humanamente, confieso, veo todo este panorama geopolítico cada vez más erizado; para mí ya un heraldo de un Castigo muy fuerte que se viene sobre la humanidad, pero en particular sobre el Occidente apóstata.
La mayor parte del Protestantismo está perdido. Se ha vuelto un instrumento de primera en manos del Quinto Imperio, el anglosajón: aquel que allana el camino al Anticristo, como el Padre Castellani nos recordara siempre. En figuras como el Patriarca de Moscú, Alexis II, veo una prefiguración del día que el Ortodoxismo se reintegre a Roma, por difícil que pueda parecer en estos momentos. Con un Catolicismo completamente herido por el racionalismo, el naturalismo y el modernismo emanantes del Vaticano II, nuestra lucha por la Tradición resulta –curiosamente- muchísimo mejor comprendida por los ortodoxos. Ellos, a Dios gracias y quizás por su siempre sentida y cumplida devoción mariana, no han hecho mutaciones doctrinales. En contactos recientes que he podido tener con liturgias orientales veo una fuerza y un espíritu formidables de los que apenas el Rito Tridentino –también silenciado y amordazado él por la canalla episcopal en Occidente- representa algo similar, si bien el tono romano siempre es de serenidad y mesura.
Y que nadie se escandalice si hablo de canalla episcopal, porque canallas son quienes quieren ahogar el Santo Sacrificio de la Misa, quienes lo boicotean, lo prohiben, lo silencian, lo laminan, lo erosionan, lo atacan (de palabra, obra u omisión), como algún gallego malhadado y cabrón que aflige cierta importante diócesis española y se hace acompañar de Vicarios que son la gentuza más anticaritativa y farisaica que me he echado a la cara, capaces de negarles algunos de ellos ayuda a una religiosa de clausura enferma y necesitada.
No hay color entre el Novus Ordo, un rito que lo menos que se puede decir de él es que está protestantizado (es decir, cercena la Gracia) y que por tanto resulta peligroso, y el Rito Tradicional. Canallas son, sí, todos aquellos que dificultan aún en lo más mínimo el Rito de siempre, el rito sempiterno declarado Dogma por San Pío V. Pero no digamos de esta canalla que son católicos porque a lo más que llegan es a pseudocatólicos, a tibios de los cuales ruego a Dios Nuestro Señor encarecidamente tenga a bien vomitarlos de su boca lo antes posible si no cejan en su empeño de machacar la Tradición.
Todo lo anterior configura un nudo gordiano que resulta difícilísimo desenlazar. Sólo el Santo Padre, que tiene las llaves de Pedro hacia arriba, esas llaves que abren las puertas del Cielo, tiene la clave para hacer que el depósito de la Fe -la Tradición- reconquiste la Iglesia, Rusia vuelva a Europa, el Ortodoxismo a Roma y Cristo a reinar sobre nuestras sociedades: la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón.
Recemos y ofrezcamos nuestras cruces por esta intención, la de la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón.

Rafael Castela Santos

quarta-feira, setembro 24, 2008

Benedict XVI breaking myths on Pius XII

Extracted from this original text. One issue is getting clearer and clearer: Pius XII protected the Jews. Saying the contrary is just a sheer lie. A Casa de Sarto will continue to defend the hard facts: persecuted Jews were greatly helped by Pius XII. Only biased and untruthful venomous authors can say the contrary. Moreover, they do deny the great protection given to the Jews by Pius XII with the ultimate aim of attacking the Catholic Church.
Yet truth is only one: Pius XII protected the Jews. That is to say, the Catholic Church protected the Jews.

Rafael Castela Santos

“Fifty years have passed since [Pius XII] pious death here at Castel Gandolfo early on the ninth of October 1958, after a debilitating disease. This anniversary provides an important opportunity to deepen our knowledge of him, to meditate on his rich teaching and to analyze thoroughly his activities. So much has been written and said of him during these last five decades and not all of the genuine facets of his diverse pastoral activity have been examined in a just light. The aim of your symposium has been precisely to address some of these deficiencies, conducting a careful and documented examination of many of his interventions, especially those in favour of the Jews who in those years were being targeted all over Europe, in accordance with the criminal plan of those who wanted to eliminate them from the face of the earth. When one draws close to this noble Pope, free from ideological prejudices, in addition to being struck by his lofty spiritual and human character one is also captivated by the example of his life and the extraordinary richness of his teaching. One can also come to appreciate the human wisdom and pastoral intensity which guided him in his long years of ministry, especially in providing organized assistance to the Jewish people.
Thanks to the vast quantity of documented material which you have gathered, supported by many authoritative testimonies, your symposium offers to the public forum the possibility of knowing more fully what Pius XII achieved for the Jews persecuted by the Nazi and fascist regimes. One understands, then, that wherever possible he spared no effort in intervening in their favour either directly or through instructions given to other individuals or to institutions of the Catholic Church. In the proceedings of your convention you have also drawn attention to his many interventions, made secretly and silently, precisely because, given the concrete situation of that difficult historical moment, only in this way was it possible to avoid the worst and save the greatest number of Jews. This courageous and paternal dedication was recognized and appreciated during and after the terrible world conflict by Jewish communities and individuals who showed their gratitude for what the Pope had done for them. One need only recall Pius XII’s meeting on the 29th of November 1945 with eighty delegates of German concentration camps who during a special Audience granted to them at the Vatican, wished to thank him personally for his generosity to them during the terrible period of Nazi-fascist persecution.”

Pope Benedictus XVI