quarta-feira, dezembro 28, 2011

Por ocasião da Festa dos Santos Inocentes

Três textos para ler e reler por ocasião da passagem da Festa dos Santos Inocentes:

- Os não- existentes;

- Les bons esprits se rencontrent;

- Passos Coelho é a favor de um “Estado mínimo”, mas apoia o aborto pago pelo Estado.

Do primeiro deles, não resisto a respigar o trecho abaixo transcrito:

A multidão dos “invisíveis”, dos não-pessoa, dos que positivamente não existem, mas que são degolados, estraçalhados, aniquilados e depois arrojados ao lixo ou aproveitados para sabores de bebidas, para cosméticos, e outras infâmias nefandas não constituem uma emergência para os nossos Bispos. Ignoram sistemática e olimpicamente, com um desprezo que raia a impiedade, o Magistério de João Paulo II e de Bento XVI com as suas insistentes referências a esta tragédia e às implicações sociais da mesma. Chegam ao desplante de citar a Caritas in Veritate, Encíclica que torna bem claro, na continuidade da Evangelium vitae, que é impossível uma Doutrina Social da Igreja à margem da sexualidade e da vida nascente.

A isto acrescento tão-só: por que é que esta atitude do nosso episcopado não me causa qualquer espanto?...

segunda-feira, dezembro 26, 2011

Excerpts from letter to a prisoner 02

[...] Let me ramble a wee bit today about Penitence.

There is still this stupid myth Penitence is about whipping your back or extreme fasting. Modern men in Western societies have grown in too comfortable settings. Comfort permeates everything. The mere idea of doing corporal penitence is met with utter repugnance by today’s man. In fact, there is a need (within limits) to practice some form of penitence.

However the key issue is not this. We tend to forget, or at least overlook, the mechanics of sin. We often go to Confession with some remorse, with some bad feeling, having known we have violated the rules, the Commandments given to us by God Himself. In fact, that suffering is good in itself. Modern man decries suffering but it took no less than a God to descend into us and to teach us from the Cross a lesson about suffering. Given the enormity of the suffering of a crucifixion, it is reasonable to ponder that suffering must be a very important thing when no less than a God accepted this as the ultimate lesson He gave us. Again, the internal suffering we have after having sinned is a very good thing in itself and is normally the first step towards repentance.

Yet the crime is not the same if I killed a nasty hooligan during a fight or premeditatedly killed the Queen. While both would be very grievous crimes, the latter would be even worse on account of the importance, dignity and royalty of the Queen. Now, do we bring to our minds often enough that every sin we commit is against God Himself? Talking about Importance, Dignity and Royalty … wow! The distance between the Creator and the creature is infinite. And the Creator is, in Himself, Infinite. As the severity of crime depends upon the victim, and not the perpetrator, therefore every mortal sin we commit is an infinite offence we inflict upon the most delightful of Beings: the Holy Trinity. I will go back to this Trinitarian approach afterwards, but please allow me to carry on for the time being.

Now every offence, every transgression deserves a punishment. Somehow we must expiate our crimes, our sins. Otherwise the Divine Justice will fall upon us after earthly life and we know from the Catechism that the lightest of penances in Purgatory is worse than the hardest suffering of this world. That is supposing the issue ends up nicely, because if we talk about Hell there are no words to describe the situation of a soul in such a state. Expiation is closely related to the word atonement. The more you expiate, the more you atone before God. […] If I harm you, but afterwards I not only beg your forgiveness, but also help you, do something good for you, even if this means a sacrifice for me, I am not only expiating my sin, but your logical wrath against me would diminish, wouldn’t it?

And this is precisely the hard core of Penitence. The willingness to expiate for our sins and, in turn, to atone for them. Protestants are grossly misled when they confide everything to Our Lord in the Cross. It is not only St Paul who clearly specifies that Faith without works is nothing, but also they fail to appreciate that erasing our sins, as if they were an infinite offence (Original Sin and each one of the mortal sins committed by every single human being throughout history by itself, gee!) would require an Infinite Reparation. Who could provide this Reparation to God other than God Himself? You have here the absolute need of Christ and His Redemption. Yet if the person does not do anything of his own to repair, he cannot join the Ultimate Reparation. Luther mistakenly said: “esto peccator et pecca fortiter, sed fortius fide”. That is to say, “if you are going to be a sinner, sin strongly, but believe even stronger”. On the contrary Catholics state, and common sense proclaims “no pain, no gain”. Avoid as much sin as possible, do penitence, perform good deeds and good works. If you are a sinner, Faith by itself will not save you and, in any case, try to minimize your sin(s) as much as possible. And if you commit a sin, there is no way you will erase it simply through pure Faith. No expiation (no atonement), no Heaven.

Ultimately our spiritual life relies in identifying ourselves with Christ our Saviour. If Our Lord did atone and did expiate for our sins (He had none of his own crop), we must imitate Him. If Our Lord followed the steps of St John the Baptist and did penance, we must do the same. If Our Lord practiced the Works of Mercy, and he was often exhausted because of it, we should emulate Him. If Our Lord lived humbly and in poverty (not in misery), we should live a humble and poor life too, even if we are the wealthiest people on earth.

Now, let’s be practical. Certain “charisms”, as they label them nowadays, are called to live a life of corporal penitence. In Western tradition it has been the case of Franciscans monks, specially Capuchins, and Clarise nuns. We should abstain and fast, at least, on the days prescribed by the Holy Mother Church that, to be honest, are not that many. We should not live a worldly life, but take only the things we need from the world to fulfill our duties of state. This means it is good for us not to give our senses and our bodies all they claim. A proper order means our bodies are oriented towards our souls, and not vice versa. While our bodies deserve respect, they suffer the consequences of Original Sin. Restraining them is important. Suffice is to say that, from this point of view, every time we avoid a sin, particularly if it is a sin we have previously committed or, worse, a sin which has becomes a habit, we are already doing expiation. Aye, God, Who sees everything, will not fail to reward us 10,000 % in Heaven -so the Bible goes- for every time we deviate from sin. Avoiding occasions of sin is probably the most practical way to expiate.

I have digressed and would like to concentrate on certain practical issues. Let me focus on our duties of state. We have different states. Let’s consider yours: as a husband, as a father, as a prisoner. For the time being they are your duties of state. You might think otherwise wrongly that there is not much you can do as a father or as a husband. St Thomas More was imprisoned in the Tower of London as a consequence of iniquity, and he had already showed heroic virtues prior to his imprisonment. From the letters he wrote I can grasp that his example as husband and father was even greater from within his cell than outside. His book “The Agony of Christ”, written when he was already waiting to be executed, shows an unbelievable mettle (or courage). Even the letters he wrote to Rupert, his son-in-law, and some of Rupert’s writings about the conversations with him, reveal a man who offered every single sacrifice for his family and for England, when we consider that he was the legitimate Lord Chancellor and that the King had acted unjustly and tyrannically in removing him from power. His duties of state meant he should dedicate himself to his family and England. While you have the duty to be a patriot (patriotism is a virtue linked to the 4th Commandment), you do not have the Lord Chancellor’s duties of state. Yet you have the duty towards [Y] and all your children. Every time, which I reckon are many these days, you implore blessings and protection from Heaven upon them, every time you do a sacrifice for them (you have nice food and you abstain from it, for example, for them), you are not only doing things for them as father and husband, but you are expiating for the many times you did fail in your duty of state.


You also have duties of state as a prisoner. And sometimes you must be very weary of them. After all, we are only human. You may have an officer who is not a kind person, and who treats you below standards. And you may reply to him, even justly and within reason, with wrath, even if just an internal one. But if you do it with kindness, you will gain even more graces. And so on, and so forth. Look for specific examples where you can practise your duty of state (obedience, compliance, cleanliness, making good use of your time, etc.) as a prisoner. Again, in doing so, you will practise Penitence. Even in accepting your current fate. All this will also reduce your Purgatory.

It seems to me that this unjust affair falling upon you is going to build up a mansion in Heaven for both [Y] (who is suffering tremendously as well) and you. A very beautiful and comfortable mansion of great proportions. All these sufferings, all these trials, are nothing compared with the Glory you are called to.

Rafael Castela Santos

terça-feira, dezembro 20, 2011

Los tiempos son cortos

Muy cortos. Cada vez más cortos.
Alguien debería percatarse de esto. O se dan prisa o las circunstancias ulteriores pudieran no ser tan propicias.

Rafael Castela Santos

domingo, dezembro 18, 2011

Varias recomendaciones de lectura de ateos y otros no tanto

La red está llena de sorpresas agradables y otras no tanto. Me han interesado siempre mucho las defensas de la vida que venían de gentes no-religiosas. Siempre he considerado que lo cristiano es el marchamo del Derecho Natural. Me acabo de enterar de la muerte, por otro lado esperada, de Cristopher Hitchens, gran defensor de la vida desde las trincheras del ateísmo –desde el que combatió militantemente a todas las religiones- y al que parece se adhirió hasta el último momento. De todas maneras, me atrevo a recomendar a los lectores de A Casa de Sarto que buceen en los argumentos antiabortistas de este hombre, bien lúcidos. Me da pena su final, pero cada vez tengo más fe en la Misericordia de Dios que en el empecinamiento de los hombres, y los últimos momentos pertenecen siempre al arcano entre el alma y el Todopoderoso. El obituario que antes he enlazado refleja muy bien su tragedia, su encuentro y su desencuentro con el aborto criminal, moderna forma de sacrificios humanos a Moloch y sus secuaces.
Vamos con una de crítica al evolucionismo. Como dice un buen amigo mío: “Yo no creo en la evolución, pero sí creo en la involución”. Lógico, dado que el darwinismo evolucionista tiene por sustento un montón de hipótesis cada vez más cuestionadas y ninguna demostrada. Y lógico, también, vista la marcha de la humanidad de mal en peor hacia una catástrofe por autodestrucción en todos los órdenes de fenomenales proporciones. Les dejo con las páginas de dos biólogos con un pedigree investigador más que notable ambos. El primero, Emilio Cervantes, ciertamente agnóstico. Excelente para ver las fallas del darwinismo y el evolucionismo. El segundo, Máximo Sandín, no lo sé. Pero no menos excelente este último para percatarse que, también, desde la biología hay destrucción garantizada. La avaricia de varias monstruosas compañías transnacionales biotecnológicas nos pueden arruinar la vida, nunca mejor dicho.
¡Ay la avaricia, siempre la avaricia …! ¿O habrá más pecados detrás también? Posiblemente.
Acabemos con una de Esperanza de la que tenía que haber informado a nuestros pacientes lectores anteriormente. La bitácora Radio Cristiandad ha recuperado el opúsculo sensacional del Padre Antonio Van Rixtel, S.J., El testimonio de nuestra Esperanza, que era difícilmente conseguible, por no decir inencontrable. Lo hace por entregas. Es de agradecer esta recuperación porque me parece a mí que se había dejado de lado esta obra que es sucinta, suculenta, enjundiosa y que no puede dejarse de lado en un análisis de los sucesos esjatológicos que ya se nos vienen encima. Para facilitar la tarea a nuestros lectores digo que hasta ahora se han publicado 6 capítulos y que aquí quedan enlazados, uno por uno: capítulo 1, capítulo 2, capítulo 3, capítulo 4, capítulo 5 y capítulo 6. Esperemos que completen la obra y agradecemos a Radio Cristiandad y a Federico Ledesma el loable empeño en la difusión de este trabajo. Van Rixtel fue amigo de Castellani y, aunque holandés el primero, coincidieron en Argentina allá por los 40 del pasado siglo.
Quedaría quizás, entre los exégetas modernos, la tarea pendiente de hacer una compilación y comentario de todas las notas de Monseñor Juan Straubinger, también amigo de los anteriores, sobre todo de sus trasuntos esjatológicos. A día de hoy nos tenemos que conformar con la edición completa anotada de la Biblia que hizo Straubinger (Círculo de Lectores, Argentina), que no sólo en el Apokalypsis, sino en los libros de Daniel, Mateo y otros Evangelistas, tiene interesantísimos comentarios.
Cada vez con menos esperanza, pero también cada vez con más Esperanza, aprovecho el presente post para desear a todos los visitantes de esta humilde Casa de Sarto una muy feliz y santa Navidad. Que el Niño Dios nazca en nuestros corazones que, cada vez más, suspiran por Él. Una nueva “Encarnación” se puede entrever, no sé ya si en la forma de una presencia espiritual rotunda durante un tiempo más o menos largo o en la forma de presencia corpórea y rotundísima de la 2ª Venida (con “botellón”, despedida y cierre en el Valle de Josafat previo Juicio de las Naciones), así que bien haremos en prepararnos para ese Nacimiento. El que los católicos celebramos el día 24. Y el de Su mayor presencia en nuestros corazones. Una Epifanía se cierne ya en el horizonte …
Feliz Navidad.

Rafael Castela Santos

domingo, dezembro 11, 2011

Querellas de amor

En estos tiempos se suceden las noticias sobre la marcha de las negociaciones entre el Vaticano y la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X (FSSPX), alias Hermandad, para conseguir una regularización de esta última.
Una lectura superficial de algunas cartas y contestaciones a hechos recientes podría hacernos pensar, por la contestación que ha podido suponer a una cierta, quizás, tendencia del Superior General –Monseñor Bernard Fellay- favorable a algún tipo de arreglo, que las negociaciones marchan mal. Una consideración más detenida de los hechos puede darnos, sin embargo, una visión contraria. En este sentido son muy interesantes las últimas declaraciones del Obispo Fellay.

Los hechos, en sucesión cronológica, son los siguientes.
En primer lugar estuvo, antes del encuentro de Monseñor Fellay y los Asistentes Generales de la FSSPX, los Padres Niklaus Pfluger y Alain-Marc Nély, con las autoridades romanas y la entrega del preámbulo cuyo contenido seguimos sin conocer, la boutade del Superior del distrito francés, el P Cacqueray. En una línea inusualmente dura por parte del P Cacqueray se manifestaba sobre Asís, pero alguno de los inuendos que allí se vertían era –cuando menos- imprudente. El repaso que le metieron desde la Casa General de la Hermandad de San Pío X en Menzingen fue soberano.
Luego vino la enésima tontería del Padre Morgan, con una carta también pública, contraria al arreglo y más moderada en forma, pero no en fondo. La carta duró en el internet menos que un caramelo a la puerta de un colegio, y fue retirada de montones de sitios rápidamente en un golpe de mano bien trazado desde Menzingen. Sólo la indiscreción de Secretum Meum Mihi ha permitido preservar esta carta.
El Superior de Hispanoamérica, el Padre Christian Bouchacourt, de nacionalidad gabacha, despachó una carta sobre el acuerdo, que no dejaba de ser muy inoportuna (por decir lo menos) en el delicado momento y tenía sus ribetes e implicaciones. De esta carta se hizo inicialmente eco la bitácora de Radio Cristiandad pero, interesantemente, ya no la reproduce Radio Cristiandad.
Más recientemente el P Pfluger dio una conferencia a los priores franceses, al parecer explicando las bondades de un posible acuerdo, aunque fue muy equilibrado en sus planteamientos y expuso los peligros a los que se enfrenta la FSSPX, y tuvo una cierta contestación contra el acuerdo por parte de algunos de los mismos.
Y entremedias existen carreristas en Roma que quieren autopostularse para ser ellos los directores de orquesta de la previsible Prelatura Personal que ofrecen a la Hermandad de San Pío X. Autopostulantes que, además, se dedican a lanzar cualquier tipo de amenazas, insultos y gilipolleces acerca de la Tradición (que dicen comprender y defender). A estos aspirantes a obispitos más les valdría esforzarse en entender lo que no entienden, dejar de atacar a los tradicionalistas y a la Tradición y hacer gala de diplomacia vaticana, que siempre ha conseguido más con miel que con hiel para los objetivos que busca y para el bien supremo de la Iglesia. Insisto, ya sabemos que la FSSPX nunca brilló por sus dotes diplomáticas, pero no deja de ser sorprendente que algunos romanos trepas y carreristas exhiban todavía menos diplomacia que la FSSPX, que ya es decir.

En primer lugar hay que darle la importancia que debe al contexto y a los viejos hábitos. Por parte de la Hermandad, entre estos últimos, se encuentra el exceso de decibelios. La FSSPX ha sido machacada, vituperada, vilipendiada, escupida públicamente y ninguneada durante casi 40 años. Y en buena parte por Roma misma. Sí, sí … por el Vaticano. Que cada palo aguante su vela y que Roma no se desentienda de sus actos pasados, si bien sería inicuo negar que los actos presentes son otros y muy distintos a Dios gracias. ¿Qué genera esto? Pues una institución más o menos condenada al ostracismo, con una gran capacidad de remar contracorriente y cuyo único método de exhibición pública ha sido el pataleo. Es decir: decibelios y más decibelios. La Hermandad tiene esa manía. ¿Es eso malo? Objetivamente no, en sí mismo. En el contexto, si fueran capaces de una mínima diplomacia (que pocas o ninguna vez lo han sido), no coopera o, más bien, puede asustar a los que les observen, con lo cual puede ser contraproducente. Todo en la Hermandad, todo lo que importa, se expresa mediante decibelios. Y esto es así desde hace muchos años cuando quiera que algo se vive como importante dentro de la FSSPX. Así que la lectura correcta es: “esto les debe importar, porque están generando muchos decibelios”. Y, por tanto, la interpretación de, básicamente, tres casos públicos (ad extra) y una germanía de desgarramantas –por oficio priores gabachos- reunidos con un Asistente General (es decir, ad intra) que generan decibelios implica que hay una gran oposición al acuerdo con Roma es, cuando menos, desaforada.
Por otro lado dejarse engañar por la aparente estridencia de unos pocos –o muy pocos- curas de ribetes clericalistas con ánimo de tuercebotas, sin tener en cuenta los verdaderos números es un sesgo imperdonable. Volvamos a los hechos: 3 Sacerdotes ponen en el grito en el cielo de entre 550 que son. ¿Es esto un gran número? No, es una minoría absolutamente ridícula aparentemente amplificada por los puestos que ocupan. Y parte de esta culpa, sí, es atribuible a Menzingen por mor de su pésima política de elección de superiores y priores a lo largo de varios lustros. De igual manera que un número relevante de los priores franceses pueden expresar reticencias, incluso a veces fuertes, a la regularización, les consta fehacientemente en Menzingen que la práctica totalidad de los Superiores y priores alemanes están a favor. Y así otros varios distritos que no menciono para que mis confidentes no sufran. A más a más, la mayor parte de los Sacerdotes franceses, curitas normales y corrientes sin puesto alguno en la estructura de la FSSPX, no sólo sienten una natural simpatía hacia el posible acuerdo sino que, además, van a obedecer a Monseñor Fellay y no a las díscolas ínfulas de algunos de sus casposos priores mediopensionistas. Por tanto, ténganse las cifras reales en mente, y no las sensaciones que puedan producir cuatro fulanos armando mucha bulla. Y téngase asimismo en cuenta que la mayoría silenciosa de la Hermandad sigue a Fellay a machamartillo.
En tercer lugar, dejando de lado el affaire Cacqueray, previo al Preámbulo y que por ende no procede como argumento para analizar la actual situación, sí que importa el caso Morgan. Aquí lo relevante es que el análisis –digámoslo así- “morganático” no coincide para nada con el del Superior de la Hermandad de San Pío X. Menzingen obligó a suprimir ese análisis porque la Casa General no coincide con él, como dos fuentes insiders, de manera independiente, en Inglaterra y Ecône me han confirmado. Por tanto es muy relevante que Menzingen discrepe no sólo de la forma por su inoportunidad y desafío a la autoridad, sino del fondo de la misma. El Vaticano haría bien en tomarse en serio este último punto y valorarlo como tal en vez de permitir que algunos de los encargados sobre esta materia sigan dedicados al onanismo intelectual y a la pronunciación de afrentas gratuitas.
En cuarto lugar, y siguiendo con lo del Padre Morgan, no es menos relevante que el propio Padre Morgan obedeciera sin rechistar e ipso facto en cuanto le metieron presión de Menzingen. Por tanto este es un buen ejemplo, público y notorio, de que hay obediencia al Superior General de la FSSPX. De nuevo, lo lógico es que Roma tomase buena nota de este hecho: Fellay manda, tiene fuerza y capacidad de mando y hay obediencia al Superior General. Sin ánimo de herir, pero para que se vea el contraste, véase qué ha pasado en la Iglesia oficial romana con los asuntos de los infames Hans Küng o José Antonio Pagola; ahí ni Roma tuvo fuerza, ni capacidad de mando y la desobediencia de los inferiores era palmaria y notoria. Mucho nos gustaría a muchos que Monseñor Guido Pozzo se entretuviera en forjar y aplicar unas buenas y debidas –proporcionales a sus desmanes y herejías- condenas a Küng o Pagola, entre otros muchos herejes. ¿No cree, Monseñor Pozzo, que sería ésta una mejor, más productiva y más ejemplar inversión de su tiempo que otros menesteres? Y mucho nos gustaría que Roma actuase de oficio contra Sacerdotes que están en clara oposición en Austria, Obispos que se oponen por pasiva y por activa a la Misa Tradicional, curas que promueven abortos en Barcelona o apóstoles de la New Age y quién sabe si no cosas peores en EE.UU. que van de clergyman, entre otros muchos. ¿Se percata Roma que, como institución y en este particular, la FSSPX funciona mejor que la Iglesia, donde la impunidad es casi la norma?
Y en último lugar, last but not least, el consabido Williamson. No seré yo quien haga leña del árbol caído, aunque haya caído por culpa y deméritos propios. Monseñor Williamson, a quien aprecio profundamente porque es un hombre de honor (cosa que otros muchos, mismamente en la Hermandad, no pueden decir), se ha equivocado de punta a punta en varios aspectos. En primer lugar en su negacionismo, que no comparto en absoluto, y que ocasionó por sesgadísima visión histórica y su no menor inoportunidad en el momento que todo aconteció –posiblemente instrumentalizada por enemigos declarados de la Esposa Mística de Cristo- un gravísimo daño a la Iglesia. Y también a sí mismo al dinamitar su apostolado episcopal y a la propia FSSPX, que ha sufrido lo indecible, particularmente en el distrito alemán. En segundo lugar por su afán de notoriedad, cuando lo prudente –el ejercicio del bien común- demandaría un very low profile, que es casi decir un “Vlp”, de Su Ilustrísima en las circunstancias concretas de la situación y momentos actuales. Sea como fuere voy a decir algo que molestará a algunos y sorprenderá a otros: Monseñor Williamson es el más romano de los Obispos de la Hermandad. Sí, el más romano y al que la Romanitas le cabe más y mejor en la cabeza y quién sabe si también en el corazón. El problema es que es público y notorio que las relaciones de Williamson y Fellay no son óptimas (estoy siendo muy diplomático) y basta que Fellay diga una cosa para que Williamson diga la contraria. Espero, por el bien supremo de la Santa Madre Iglesia, que Monseñor Williamson –que es el más inteligente y capaz de los cuatro obispos de la FSSPX-, piense sólo en el interés superior de la res publica y cese en su particular enfrentamiento con Fellay, por más razón que pudiera asistirle en su personal diatriba. Se sorprendería el mismísimo Monseñor Williamson si yo dijera aquí la simpatía que suscita en algunos sectores de Roma, que han sido capaces de percatarse de la enorme capacidad de este hombre, pero evidentemente voy a callar por prudencia. Por cierto, ¿ha considerado alguien el hecho de que Monseñor Williamson no ha escrito ni se ha adherido a ninguna de manifestaciones anti-regularización? Por tanto con ello queda todo dicho. ¡Qué pena que Monseñor Williamson pegase tiros a sus propios pies! ¡Cuánto bien hubiera podido rendir a la Iglesia de no haberse metido en asuntos que no le competían y de los cuales ya le habían advertido sus Superiores que debía no opinar! ¡Qué pena que no se dé plena cuenta un Obispo católico que los ataques contra los judíos esconden muy a menudo, asimismo, un ataque contra la Cristiandad! Y cuando vienen de gentuza gnóstica, el antisemitismo es sistemáticamente, también, anticristianismo. ¡Qué pena que no pueda ayudar a Monseñor Fellay en esta difícil encrucijada y cuánto hubiera podido ayudarle!

En primer lugar no se puede sino plantearse seriamente la política de nombramiento de superiores. Consideremos a modo de ejemplo el caso del Padre Morgan, en Gran Bretaña. Durante su mandato la asistencia a Misa en parroquias tradicionalistas de la Hermandad en el Reino Unido ha bajado notoriamente y se han creado tensiones innecesarias y gratuitas. Si en la FSSPX se actuase al modo de una organización al uso, cualquier empresa por ejemplo, el Padre Morgan (en otros aspectos un muy buen Sacerdote, sin duda), sería cuestionado como Superior. Lamentablemente en Menzingen han seguido a menudo la política de imponer Superiores que no son más que obsecuentes genuflexos. ¿Se dará por fin cuenta Monseñor Fellay, y los que con él cocinan los nombramientos, que no son más leales los obsecuentes genuflexos –varios de ellos promocionados-, quienes a menudo tienen su propia agenda, que aquellos otros que pueden parecer críticos a primera vista pero que en el fondo son gente sincera movidos por nobles motivos de amor a las almas, a la Iglesia y lealtad a la institución de la FSSPX?
En segundo lugar debemos todos reflexionar, pero muy en particular Monseñor Fellay y los que le ayudan en esta difícil travesía, sobre lo siguiente: las reformas en la Iglesia se han hecho siempre desde dentro, no desde fuera. Se pueden citar ejemplos ad nauseam, porque la historia de la Iglesia está llena de ellos. Por su particular gravedad se me viene uno a la cabeza, el Cisma de Avignon. Las consecuencias de aquella inicua situación sólo fueron solucionadas muchos años después y por gente que –como Santa Catalina de Siena-, desde dentro, iba ejerciendo la reforma necesaria. Otro ejemplo es la reforma iniciada por el Cardenal Cisneros, que conjuró el peligro protestante en las Españas. Compárese la magnífica obra, desde dentro, del Cardenal Cisneros con los pésimos frutos de Lutero quien, desde fuera intentó reformar la Iglesia y que sin embargo tenía razón en bastantes de sus críticas. Críticas que Cisneros anticipó, por cierto. La tarea de la Hermandad es muy grave en los tiempos que nos azotan. Nada más y nada menos que reformar la Iglesia. Desde dentro, claro, porque desde fuera pueden venir pésimos frutos, como la experiencia luterana demuestra.
En tercer lugar la necesidad de actuar en bloque, sin fisuras ni divisiones. De igual manera que en Roma hay gente bienintencionada y de corazón magnánimo hacia la Tradición, existen otros que no. Estos últimos necesitan provocar una división, una fractura, de la Hermandad. Si hubiera una fracción importante de la FSSPX que se desgajara, los enemigos declarados de la Tradición en Roma aprovecharían para tratar de laminar más la Tradición con maniobras como no darles un status canónico protegido para la Tradición, una Prelatura Personal, por ejemplo, poner graves obstáculos a su apostolado, etc. Harían bien en pensar en esto los clérigos de la Hermandad, sobre todos aquellos en posiciones de mando, porque flaco es el servicio que le pueden prestar a la Tradición si promueven, consienten o actúan a favor de cualesquier división de la FSSPX. La defensa de la Tradición requiere una unión sin fisuras en este momento.
En cuarto lugar no queda sino enfatizar el hecho de que la circunstancia de necesidad que otrora fuera un sólido argumento (incluso muchos de los que desaprobaron las Consagraciones de Monseñor Lefebvre reconocían que así lo pudo haber percibido el propio Arzobispo), ahora no se da. Las circunstancias han cambiado y, afortunadamente, los tiempos de Benedicto XVI no son los de Juan Pablo II. Nada más, y nada menos, que un Summorum Pontificum y un Universae Eclessiae así lo avalan. Nada más, y nada menos, que el sello de la remisión de las excomuniones así lo confirma. El argumento de necesidad no es hoy día sostenible para justificar una situación de no-regularidad canónica.

En primer lugar me parece que en líneas generales hay que aplaudir a Monseñor Fellay por lo bien que lo está haciendo. Su prudencia está siendo extraordinaria, su fortaleza increíble (y no olvidemos que en pura doctrina aristotélico-tomista el grado más excelso de la fortaleza es la paciencia) y por lo poco que va diciendo en declaraciones aquí y allá, está demostrando una sabiduría fuera de lo común. Me parece que una llamada a cerrar filas en torno a él resulta crucial en este momento.
En segundo lugar señalar dos peligros que se ciernen sobre la FSSPX. Caso de que no opten por llegar a un acuerdo en este momento, la deriva cismática se podría dar eventualmente. Y eso sería muy peligroso. Una de las ventajas de la regularización, y no la menor, sería la conjura de esta deriva. El otro peligro acontecería caso de llegarse a una regularización, y sería que la FSSPX bajase la guardia. Mi siempre admirada bitácora de La Honda de David ya explicó, con esa visión centrada en las cosas últimas que le caracteriza, la situación: “La FSSPX es sin duda una obra querida por Dios y diría que tiene un alcance escatológico (el que quiera entender que entienda). No es pues un grupo más entre otros.” En otra entrada de La Honda de David se lee: “[…] la vocación de la FSSPX ha de seguir siendo la de alimentar a sus fieles en el desierto (Ap 12, 14)”. Habría que decirle a La Honda de David, no obstante, que se podrían –sin mucha dificultad creo yo- llegar a retoques del Preámbulo; y en la red ya parece haber alguna confirmación de algo al respecto. Pero dicho lo anterior, con acuerdo o sin acuerdo, la vocación esjatológica de la FSSPX es, precisamente, la que señala La Honda de David: alimentar a sus fieles en el desierto. Caso de llegarse a un acuerdo el peligro acecharía en bajar la guardia, en no entender que la misma misión de apostolado sigue existiendo, en pensar que la misión principal ya no es tan importante. ¡Es exactamente la misma! Sólo que ahora desde dentro. Ni más ni menos. ¡Líbrenos Dios que estos Sacerdotes, y los que de ellos hemos recibido el maná celestial tantas veces, cejemos en alimentar los fieles en el desierto! Por cierto, ¿consideramos tanto como debemos la cantidad de “fieles en el desierto” que existen dentro de la Iglesia oficial? Con acuerdo, guste o no, el número de fieles en el desierto que alimentar va a aumentar. Cuando veo Sacerdotes jóvenes, que jamás han conocido la Tradición, pequeños grupos aquí y allá que se acercan a la Tradición, ricos en frutos, sé que esto no puede venir de ser humano alguno y tiene que venir del Espíritu Santo. ¿Quién se compadecerá de esta gente sedienta de un Depósito de la Fe sin mancha? ¿Quién, sino la FSSPX, podrá aglutinar a todos estos tradicionalistas dispersos? En tercer lugar, a renglón seguido de lo anterior, permítaseme un símil, aunque éste puede que no sea del todo perfecto. Supongamos que una ciudad amurallada es tomada por unos usurpadores que no tienen derecho ninguno y echan a los legítimos propietarios, que viven dentro. Supongamos que estos usurpadores tienen graves disensiones entre sí. Encima esos invasores tienen una crisis demográfica de proporciones inauditas. Los legítimos propietarios acampan a la sombra de las murallas, justo en el exterior, donde son más o menos tolerados, pero de mala gana, por los vencedores; pero no pueden hacer nada para reclamar su feudo. Ante tal coyuntura los usurpadores deciden invitar a los legítimos propietarios a que entren dentro de su ciudad, no por la puerta de adelante, sino por la de atrás, y a que tomen reposesión si no de todas, sí de algunas de sus casas. Y les garantizan inmunidad dentro de la ciudad. Pregunto: ¿sería lícito negarse a re-entrar y reclamar lo que les pertenece por el mero hecho de que sólo les dejan entrar por la puerta de atrás?
Finalmente una palabra acerca del Santo Padre. No sé si los tradicionalistas somos conscientes de los muchísimos escollos que ha tenido que vencer el Papa para conseguir una situación para la Tradición que hace 10 ó 15 años hubiera sido impensable. Ha comprado a precio de su propio sufrimiento una situación mucho más desahogada para la Tradición. De igual modo que Su Santidad desactivó trampas mortales –porque no sé qué hubiera sido de la Tradición si el Papa hubiera continuado el status quo de Juan Pablo II-, quizás pueda ayudar también a desatar el actual nudo gordiano. Quizás el Vicario de Cristo en la tierra, si quiere, una vez más, pueda solucionar de un plumazo todo. Potestas ciertamente tiene. Auctoritas también. En su mano está.
Ubi Petrus ibi Ecclesia. Porque entiendo que el tradicionalista de buena fe, Obispo, Sacerdote o seglar, lo es para ser más romano. No para ser menos romano.
Estos dimes, estos diretes, estos pataleos, estos decibelios … me suenan a querellas de amantes que, en el fondo, verdaderamente se quieren.

Rafael Castela Santos

sexta-feira, dezembro 09, 2011

Barroco boliviano

A surpreendente música das Missões Jesuíticas na Bolívia (séculos XVI a XVIII) interpretada pelo grupo “Florilegium”, uma das minhas grandes descobertas deste último ano.

quinta-feira, dezembro 08, 2011


Ao sexto mês, o Anjo Gabriel foi enviado por Deus a uma cidade da Galileia chamada Nazaré, a uma virgem desposada com um homem chamado José, da casa de David; e o nome da virgem era Maria.

Ao entrar em casa dela, o anjo disse-lhe: “Salve, ó cheia de graça, o Senhor está contigo”.
Lc 1, 26-28

Salve Regina

quarta-feira, dezembro 07, 2011

Um outro Brasil...

…bastante diferente dos lugares-comuns a que nos habituaram, a merecer redescoberta urgente na Velha Lusitânia.

Do compositor em causa - Padre José Maurício Nunes Garcia -, pude deliciar-me há não muito com esta sublime “Missa de Nossa Senhora do Carmo”. Recomendo-a vivamente a todos!